El Correo
Santos Laserna bautizó su empresa como Teslec Norte en homenaje a Nikola Tesla.
Santos Laserna bautizó su empresa como Teslec Norte en homenaje a Nikola Tesla. / Jordi Alemany

Seguirle la corriente a Tesla

  • La compañía de Galdakao Teslec Norte inicia la comercialización de balizas de señalización que no necesitan cables para encenderse

El caballero del fondo es Nikola Tesla, físico serbio que a finales del siglo XIX inventó la transmisión inalámbrica de potencia; es decir, posibilitó la llegada de energía a un dispositivo sin necesidad de utilizar cables que lo conecten con una fuente de alimentación. De modo que la bombilla –iluminada– que sujeta en la foto ni siquiera está enchufada. No hay truco. No esconde nada en la manga. A su lado, siguiéndole la corriente, está Santos Laserna, ingeniero fundador de Teslec Norte, empresa que ha retomado el trabajo de aquel pionero de la electricidad diseñando y fabricando en Galdakao lámparas, bombillas y balizas 'wireless'.

«Es una tecnología que tiene más de 130 años, pero que asombrosamente ha estado dormida todo este tiempo y, aún más asombrosamente, sigue dormida. Ya hay pequeños electrodomésticos como móviles o cepillos de dientes que se pueden recargar sin cables, pero eso no es nada para las potencialidades de la conexión inalámbrica mediante inducción electromagnética », explica Laserna. Por ejemplo, sin salir de la iluminación, si las bombillas reciben la corriente de un cable perfectamente aislado bajo tierra, a salvo de cualquier inclemencia meteorológica, con ellas podríamos iluminar los paseos marítimos sin temer que las veleidades del invierno estropeen el tendido eléctrico. Como mucho, el viento podrá llevarse las propias luminarias, pero ahí se acaba el problema.

«Tesla se adelantó a su tiempo. Espero no hacerlo yo también, que, además, en cierto modo ya lo hice una vez», bromea Laserna recordando que, hace 30 años, tuvo la ocurrencia de crear una empresa dedicada al desarrollo de aplicaciones domóticas cuando aún ni existía la palabra. Como mucho, los más avezados hablaban de hogares informatizados. «Le decías a la gente que podría controlar cualquier elemento de la casa desde el ordenador y, o no te entendían o no te creían», ríe hoy.

Tan por delante del mercado iba, que tuvo que asumir que la empresa necesitaba una fuente de ingresos mucho más pegada al día a día, así que empezó a funcionar también como academia de informática para ayudar a los administrativos a desentrañar los secretos de la ofimática. Por suerte, disfruta enseñando, porque las aulas volvieron a ser su tabla de salvación muchos años después cuando llegó la crisis. Entonces empezó a dar clases de refuerzo a futuros ingenieros con la física un poco atravesada. Fue allí donde redescubrió a Tesla y decidió empezar a investigar en los trabajos de aquel, aunque con las ventajillas de las tecnologías de hoy. ¿Qué habría logrado el serbio con una impresora 3D con la que hacer prototipos?

Sin calambrazos

Después de tres años de pruebas y muchos ensayos, por fin tiene en sus manos sus primeras bombillas que se ilumina «sin empalmes, sin contactos, sin casquillo, sin calambrazos». Con sólo acercarlas al 'radio de acción' del cable. Éste puede recorrer la habitación dentro de las paredes porque tampoco hace falta que esté pegado a la luminaria. Eso en el entorno doméstico. Fuera de él, la tecnología hace posible su instalación en entornos donde no conviene usar cableado eléctrico, como atmósferas explosivas o estanques, donde incluso pueden flotar. Porque, al prescindir de cualquier tipo de conexión con nada, las bombillas podrán ser totalmente estancas y elaborarse con materiales más resistente que el cristal, como el plástico. Y encima duran más que las bombillas led convencionales, que sufren la mayor parte de sus averías en el circuito o el casquillo, que aquí ni existen.

Ya ha empezado a comercializar sus primeras balizas que se iluminan con posarlas sobre el asfalto, para cuyo marketing espera lograr fondos los días 18 y 19 en B-Venture, donde EL CORREO reunirá a promotores de 'startups' como la suya con posibles financiadores. El congreso cuenta con el patrocinio del Gobierno vasco, la Diputación foral de Bizkaia y el Ayuntamiento de Bilbao, y la colaboración de Elkargi, BStartup de Banco Sabadell, Laboral Kutxa, CaixaBank, ESIC y la Cámara de Comercio de Bilbao.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate