El Correo

Motociclismo | GP de Australia

Victoria de Crutchlow tras un error de un relajado Márquez

Marc Márquez.
Marc Márquez. / Afp
  • Viñales logra su segundo podio consecutivo

Y la climatología dio un respiro a los pilotos. Tras un fin de semana de perros, MotoGP pudo disfrutar del peculiar circuito de Phillip Island, con mucho frío, pero en unas condiciones razonables. Todo para una carrera que, por lo ocurrido en los entrenamientos oficiales, no tuvo una configuración normal, a lo que se añadió el poco trabajo en pista que pudieron acumular los equipos, lo que en algunos casos pasó factura.

Marc Márquez sacó lo mejor y lo peor de su genialidad, Valentino Rossi y Maverick Viñales se marcaron dos remontadas que les permitieron subir al podio, los dos por detrás de un colosal Cal Crutchlow y con Jorge Lorenzo penando en posiciones no muy habituales para él y, sobre todo, con unos tiempos por vuelta muy alejados de los que ha sido capaz de marcar en años anteriores. Todo esto dejó el tercer triunfo de una moto no oficial en 2016, el primero en condiciones de seco, el segundo de Crutchlow, un piloto que ya había tenido buenas actuaciones en el trazado australiano. El británico sacó provecho del error de Márquez, que se había colocado primero a mitad de la primera vuelta tras superar a Pol Espargaró, primer líder de la prueba tras una salida atómica. El menor de los Espargaró terminó siendo superado por la mayoría de los pilotos de fábrica –no por Lorenzo- en una muestra de que cuando los problemas en el equipo oficial Yamaha son importantes se multiplican en la humilde escuadra satélite –el Tech3 francés-. Márquez impuso un ritmo trepidante hasta que, cuando nadie podía imaginar otra cosa que no fuese su victoria, cometió un fallo de aquellos que en 2015 le costó buena parte de sus opciones de título.

“Estaba haciendo una carrera parecida a la de Japón”, explicó una vez terminada la carrera. “Quería salir, abrir hueco y mantener la distancia. Cuando he llegado a los tres segundos he mantenido aunque Crutchlow estaba apretando bastante. Quizás cuando eres campeón no prestas la misma atención, no ves tanto los riesgos. En esa curva he frenado más tarde y a pesar de todo he intentado seguir la misma línea… pero no tocaba. Cuando he llegado al box he pedido perdón a mi equipo porque ha sido un error completamente mío y sé que para Honda también son importantes estos puntos para el campeonato de equipos”. Con la sorpresa del fuera de carrera del campeón, el terreno quedó despejado para Crutchlow, acosado a distancia por Aleix Espargaró y Dovizioso, aunque ninguno de los dos pudo aguantar el empuje de Rossi, en una frenética remontada desde el puesto quince que le permite coger un amplio margen en la pelea simbólica por el subcampeonato frente a Lorenzo. “Cuando se ha caído Marc pensé que podía ganar, pero hoy Cal iba demasiado rápido”, aceptó el italiano, que aprovechó el sufrimiento de su compañero de equipo, muy a disgusto con el comportamiento de los neumáticos en esta segunda parte de la temporada, un factor que considera capital en su bajón de resultados.

Espargaró –que terminaría por los suelos- y Dovizioso no soportaron el empuje de Rossi, ni el de Viñales, que antes de llegar a Phillip Island traía marcada en rojo esta cita en su calendario. Desde muy atrás, decimotercero, fue capaz de llegar hasta el podio, un resultado que le deja opciones de pelear por el tercero de la general con Lorenzo. Una muestra del nivel que tanto el de Roses como su Suzuki han alcanzado a lo largo de este año. “Al final me ha faltado intentar coger a Valentino porque me he quedado mucho tiempo con Dovizioso y Aleix”, se atrevió a apuntar un piloto que va demostrando carrera tras carrera –una victoria y tres terceros puestos en este 2016- por qué Yamaha decidió apostar fuerte para que fuese el sustituto de Lorenzo y la piedra angular de su proyecto de futuro.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate