El Correo

gp de sAN MARINO

Otra redención dominical de Rins

Lorenzo Baldassarri celebra su victoria en el GP de San Marino.
Lorenzo Baldassarri celebra su victoria en el GP de San Marino. / AFP
  • Victoria de Baldassarri y Zarco fue cuarto con quejas sobre el neumático trasero

Tres grandes premios de teórico sufrimiento, tres domingos de remontada para Alex Rins. En el momento más crítico de la temporada, con una lesión de clavícula de por medio, con muchas dudas técnicas y contra un rival que de viernes a sábado metía el miedo en el cuerpo a sus rivales, el piloto barcelonés fue capaz de rebajar su desventaja en la clasificación general de los 34 puntos con los que llegó a Brno a los tres respecto a Johann Zarco con los que salió de Misano, con cinco carreras por delante. En la República Checa la lluvia permitió al pupilo de Sito Pons salvar los problemas para hacer girar su Kalex y con un muy buen segundo puesto se aprovechó del undécimo del francés. En Silverstone Rins sufrió para ser séptimo, pero Zarco fue sancionado y no sumó puntos. En Misano, pese a salir octavo y el líder desde la ‘pole’, el piloto de Sito Pons fue marcando su ritmo hasta colocarse primero y abrir un hueco de seguridad con el que gestionó el final de la carrera, con su rival sufriendo por detrás. «En el ‘warm up’ (calentamiento) me he sentido bastante cómodo y sí que es cierto que, al final, para carrera siempre te creces un poquito», explicó Rins acerca de su cambio de entrenamientos a carrera. «También he ido con un poco de cuidado con el hombro durante los entrenos, me dolía un poquito. El desgaste ha sido grande, con el calor que hacía y liderando casi toda la carrera», explicó.

Pese a su buena carrera, Rins no pudo aguantar la presión de Lorenzo Baldassarri, uno de los pilotos de la academia de Valentino Rossi, una de cuyas actividades es rodar en moto de calle en Misano. El italiano defendió con solvencia su posición, para terminar sumando su primer triunfo en el Mundial. «En la última vuelta se me han ido todas las opciones cuando he estado a punto de tocarme con él, ha frenado un poquito antes de lo normal y me he ido largo», indicó. Tras Baldassarri y Rins cruzó la meta Nakagami y Zarco fue cuarto con quejas sobre el neumático trasero. «A lo mejor que me haya roto la clavícula me ha despertado», sonreía Rins, satisfecho con su botín en Misano.

Temas