El Correo

GP de México

La primera reválida de Rosberg

Sergio Pérez (d) habla con Rosberg.
Sergio Pérez (d) habla con Rosberg. / EFE
  • El alemán afronta su primer ‘match’ ball en uno de los circuitos donde más se siente a los aficionados animando

Nico Rosberg puede proclamarse campeón del mundo este domingo. Las cuentas son muy simples: si gana y Hamilton no puntúa, emulará el éxito de su padre 34 años después.Por el contrario, si ocurre al revés, el británico se quedaría a sólo un punto del liderato a falta de dos carreras para la resolución de la temporada 2016. Sea uno u otro piloto de Mercedes, la prueba de este fin de semana va a marcar el devenir del campeonato.

La estadística que necesita Rosberg sólo se ha cumplido una vez: fue en el Gran Premio de Australia de 2014, en una carrera en la que el alemán ganó y el británico se retiró en la vuelta 3 por una rotura de motor. Es harto complicado que se produzca de nuevo el podio de aquella carrera, ya que le acompañaron en el podio los dos McLaren. Y eso, salvo un milagro en forma de cataclismo, parece imposible.

Rosberg no sólo tiene la oportunidad de reivindicarse ante el público que no cree en él, o ante los críticos que le acusaban de inconsistente. Uno de los últimos en unirse a su grupo de ‘haters’ fue el mismísimo Bernie Ecclestone, que dijo que él prefería a un campeón como Lewis Hamilton. Rosberg, este jueves en México, respondió al octogenario magnate británico. “Hablé con él personalmente y me dijo que no había dicho exactamente eso. No es algo que me importe mucho. Me centro en mis cosas y ya está”, destacó el líder del Mundial ante los medios.

No obstante, Rosberg también es consciente del recelo que levanta entre buena parte del público. Eso no le influye demasiado, ya que considera que él está en Fórmula 1 “para ganar carreras, no para agradar a todo el mundo”. “Siempre habrá gente que tenga opiniones contra mí de una manera u otra... es parte de las carreras. Me gusta concentrarme en la gente que me apoya y eso hago”, zanjó al respecto. El planteamiento ‘cholista’ de ir carrera a carrera le ha venido bien y por eso no va a cambiar su estrategia, pese a que sea su primera oportunidad de conseguir el éxito por el que lleva peleando toda su vida. “Soy muy consciente de ello, y ha sido una gran temporada hasta ahora. La clave de sacar mi mejor rendimiento es centrarme en cosas que yo sí puedo controlar, como intentar ganar aquí en México”, dijo.

Los Red Bull meten miedo

Buena parte de lo que Rosberg pueda conseguir en México no sólo dependerá de sí mismo, de su coche, o de su compañero Hamilton. Los pilotos de Red Bull se llevaron todas las miradas este viernes, con diferencia. Max Verstappen y Daniel Ricciardo aparecieron en el Autódromo Hermanos Rodríguez con las caras pintadas como si fueran calaveras, una tradición muy típica en México y más en época del Día de los Muertos.

La cercanía del 1 de noviembre, que se celebra en todo el mundo (Halloween, Todos los Santos, Día de los Muertos…), ha despertado la creatividad en la escudería de las bebidas energéticas, y la forma elegida para celebrarlo es toda una declaración de intenciones de lo que quieren hacer este fin de semana. En Mercedes ya pueden comprar unos ajos, porque Red Bull ya ha demostrado que puede ir muy rápido en este circuito: en 2015 fueron 4º Kvyat y 5º Ricciardo.

Pesimismo moderado de Alonso

El gran resultado y mejores sensaciones que dejó la carrera de Austin en el box de McLaren apunta a ser un espejismo. La altitud del Autódromo Hermanos Rodríguez es el principal enemigo para la escudería británica y, sobre todo, para Honda. A 2.200 metros sobre el nivel del mar todos los turbos van a sufrir más de lo habitual, y en el caso de la unidad de potencia japonesa eso se va a notar más.

Alonso es consciente de ello y, pese al apoyo que sabe que va a tener (“tengo más fans en las redes de México que de España, así que estoy encantado”), no espera un gran resultado este fin de semana… aunque también admite que se ha llevado sorpresas. “No podemos mentir y esperar grandes cosas, pero a veces los fines de semana que parecen más complicados nos salen mejor que los que tenemos más esperanzas”, recordó ante los medios.

Lo positivo para él es que, con completar una vuelta completa el domingo, ya habrá mejorado lo conseguido el año pasado. No es complicado: Alonso salió a pista, dio una vuelta y regresó a boxes para evitar que se le dañase más aún el maltrecho motor.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate