El Correo

500 millas de indianápolis

Alonso se cuela entre los favoritos

Fernando Alonso, rodando sobre el óvalo.
Fernando Alonso, rodando sobre el óvalo. / Brian Spurlock-USA TODAY Sports
  • El español deja muy buenas sensaciones y consigue su mejor velocidad punta en la última jornada de entrenamientos libres de la semana antes del conocido 'Fast Friday'

Fernando Alonso puede ganar o no, pero lo que está demostrando a sus compañeros y rivales es que no está ahí sólo para figurar. En la cuarta jornada de entrenamientos libres, el asturiano se metió entre los favoritos por la victoria, pero también aprendió que un despiste le puede costar muy caro. Afortunadamente para él, no pagó su poca experiencia en Indianápolis con un accidente, sino que fue un corredor mucho más versado que él quien dio con su coche en el muro, concretamente, de la curva 3.

El primer gran incidente de esta semana lo protagonizó el piloto conocido como 'el favorito de América'. Josef Newgarden, veterano de los que siempre optan a victoria en Indianápolis, perdió el control de su monoplaza del equipo Penske cuando rodaba en tráfico y se estrelló de manera bastante espectacular contra el muro. Aunque el resultado no fue más que 'chapa y pintura' para los mecánicos, y que el de Tennessee salió sin problemas y sin mayores lesiones que un buen susto y algo de dolor en un pie, la acción supuso un buen aviso para todos aquellos que aún no conocían el lado oscuro de esta competición.

Y es que este jueves se circuló a una velocidad más alta que en los días previos. A una jornada antes del 'Fast Friday', en el que los pilotos tendrán un poco más de potencia disponible en sus turbos, muchos aprovecharon para apurar los ensayos en rebufos y apurar al límite las opciones que da la mítica pista. El viento que azotó el circuito el miércoles también hizo su aparición este jueves pero de manera muchísimo más tímida, casi agradable para todos. Eso propició que todos los pilotos con los coches en condiciones (todos excepto el casi legendario Buddy Lazier, cuyos apuros económicos le han hecho ahorrar hasta este viernes) pudieran disfrutar de una buena jornada de trabajo.

Tanto fue así que siete de esos pilotos ya habían superado la barrera de las 225 mph (362,102 km/h), o lo que es lo mismo, los 40 segundos por vuelta, antes de alcanzar el ecuador de la jornada de entrenamientos. Entre ellos estaba Fernando Alonso, con el séptimo tiempo del día y una velocidad máxima de 225.128 mph al volante de un McLaren Andretti Honda que cada día entiende más. El equipo dirigido por Michael Andretti apunta a tener a varios pilotos arriba, ya que además de Alonso estuvieron por encima de las 225 mph sus compañeros Ryan Hunter-Reay y Marco Andretti, el hijo del jefe. El más rápido del día, y de la semana, fue el británico Jay Howard, que al volante del Schmidt Peterson Motorsport y tras seis años de inactividad en este circuito, marcó 226.744 mph (algo más de 39 segundos y medio de vuelta), para conseguir el mejor tiempo de la semana de entrenamientos, a falta de lo que ocurra este viernes con esa presión extra en los turbos.

La jornada estuvo plagada de acción en grupo y con los rebufos como protagonistas, cada vez más al límite para todos. Sin estos, brilló con luz propia un Oriol Servià que al volante de su coche del equipo Rahal alcanzó las 222 mph con solvencia, lo que le sirvió para ser el cuarto mejor, sólo superado por los potentes coches de Ed Carpenter (líder en este aspecto en los cuatro días de rodaje libre), Marco Andretti y Tony Kanaan, todos ellos favoritos para la victoria del día 28. A diferencia de Alonso, Servià centró su jornada en rodar en solitario, por lo que ni siquiera intentó ponerse a rueda de otros pilotos.

Fernando Alonso fue protagonista además este jueves por una extensa carta que escribió en 'Players Tribune', un medio en el que los deportistas de más renombre del mundo (especialmente estadounidenses) suelen plasmar sus pensamientos mediante misivas escritas en primera persona y firmadas por ellos mismos. Bajo el título 'Por qué corro las 500 Millas de Indianápolis', Fernando Alonso explica a quienes aún no entienden por qué renuncia a Mónaco por el óvalo que él está comprometido con el automovilismo, y que como le ocurrió cuando debutó en los karts, este coche no iba a ser para él. Si aquel pequeño monoplaza, en origen, se hizo para su hermana, este iba a ser para Stefan Wilson, que le ha cedido su asiento para que, si puede, el asturiano haga historia.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate