El Correo

500 millas

Alonso aterriza con ganas en Indianápolis

Fernando Alonso se sube al coche número 29 en Indianápolis.
Fernando Alonso se sube al coche número 29 en Indianápolis. / EFE
  • El asturiano es el más rápido de la sesión de ‘rookies & refreshers’ y demuestra sus ganas y posibilidades de cara a la carrera

Fernando Alonso llegó de madrugada a Indianápolis. Acompañado de Zak Brown, máximo responsable de McLaren, y Eric Boullier, jefe del equipo y que estará con su piloto estrella hasta este martes antes de volver a Mónaco, el asturiano tenía que estar preparado a las 9 de la mañana en el óvalo donde quiere hacer historia. Estará durante toda la semana, con seis horas cada día para aprender lo que otros tardan en toda una vida.

Este lunes, como novato que es, Alonso compartió las dos primeras horas de entrenamientos con los que no han disputado nunca la carrera en Indianápolis o con quienes lo han hecho en el pasado pero no disputan la temporada completa de las IndyCar Series. Lo que llaman en Estados Unidos la sesión de ‘rookies & refreshers’. Poco o nada tenía que demostrar en una sesión inicial, en la que prácticamente sólo debía hacer que sus músculos recuperasen la memoria sensorial del test que realizó el día 3. Sin embargo, si algo ha demostrado en cada prueba, cada entrenamiento o cada kilómetro que ha recorrido en su carrera deportiva, es que no le gusta ser último ni en una carrera por buscar el autobús.

Así, en las dos primeras horas de este lunes, cuando compartía sesión con esos que o bien deben recordar cómo era rodar en Indianápolis o deben aprender cómo hacerlo, acabó al frente. Dio 36 vueltas a un ritmo altísimo, sorprendentemente alto según los presentes. El asturiano fue el único de ese listado de pilotos que pudo rodar sin limitaciones, ni tener que cumplir con un mínimo o un máximo de velocidad entre cada tanda. Aunque no fue más que un detalle, y previsiblemente bajará ese tiempo a lo largo de la semana, Alonso acabó al frente de la tabla clasificatoria de este grupo de pilotos, gracias a un promedio de 221.634 mph (40.607 segundos), ligeramente inferior al que logró el 3 de mayo.

Justo detrás de él, acabó Oriol Serviá. El otro español en competición en esta 101ª edición de las 500 Millas de Indianápolis (que para él será la décima ocasión en la que participe) completó las 30 vueltas necesarias para su ‘Refresher Program’, más otras tres extra, a un promedio de 220.759mph. Tras la dupla española, que firmarían los dos seguro en la cita del próximo día 28, acabó Ed Jones, el único ‘rookie’ a tiempo completo en esta temporada de la IndyCar Series y que también debutará en el óvalo.

Después de la participación de los novatos y los que se deben desoxidar, rodaron los que participan en las 500 Millas de Indianápolis para ganar. Los favoritos, entre los que no se encuentra el novato Alonso, Ed Carpenter, Tony Kanaan, Takuma Sato (este nombre sonará a los fans de la Fórmula 1) o Marco Andretti, compañero del asturiano en el equipo de la familia Andretti, tomaron la pista para rodar en condiciones más parecidas a las que se verá este fin de semana.

En esta primera experiencia, Alonso ha dejado muy buenas impresiones, y también ha generado una enorme expectación. La web oficial de la IndyCar emitió en directo las seis horas de entrenamientos, como hará el resto de la semana, y gozó de una enorme expectación: hubo picos de 50.000 espectadores a lo largo de todo el mundo, y cientos de comentarios por minuto.

El hasthag #Indy500, el oficial de la carrera, llegó a ser ‘trending topic’ mundial en twitter durante la tarde en varias ocasiones, pese a que aún faltan casi dos semanas para la cita. Y si, además, Alonso es capaz de hacerlo bien desde el principio, la posibilidad de que se multiplique de manera exponencial el interés de una carrera que, ya de por sí, es capaz de congregar a 300.000 espectadores en directo.

Para Alonso, lo que ha vivido este lunes es sólo el preludio de dos semanas muy intensas de trabajo. Este mismo martes tendrá de nuevo seis horas de pista a su disposición, en el que tendrá de nuevo la oportunidad de ponerse al día con un cohce que no conoce y en el que, visto lo visto, puede dar la campanada.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate