El Correo
r

Alpinismo

Alberto Zerain dedica su 'ochomil' a Juanito Oiarzabal

Juanito Oiarzabal y Alberto Zerain, tras su expedición a la cima del Dhaulagiri
Juanito Oiarzabal y Alberto Zerain, tras su expedición a la cima del Dhaulagiri / Efe
  • El montañero alavés describe las condiciones de «ventisca» y «niebla» de su ascensión, que le hicieron perderse, antes de identificar la cumbre para hollarla y disfrutar de las «vistas espectaculares» desde el Manaslu

El montañero alavés Alberto Zerain, que este martes holló la cumbre del Manaslu, ha dedicado su noveno 'ochomil' a Juanito Oiarzabal dado que no ha podido participar en la expedición debido a unos problemas respiratorios que sufrió en su anterior viaje.

Zerain ha explicado que salió a las 5.30 horas hacia el campo IV «con buena visibilidad» y con un camino «más o menos viable a pesar de la ventisca», para llegar al destino después de tres horas y media. «Cuando salí de la tienda vi la mochila de Mariano (Galván) y supe que estaba subiendo por una vía suya», ha relatado el alpinista en unas declaraciones difundidas por su equipo de prensa.

Ha señalado que parecía que la cima no estaba muy lejos, pero ha explicado que el terreno no era bueno y que se le hizo «muy pesada» la subida.

«Mucha niebla» y desorientación

El alavés ha confesado que «en un momento de mucha niebla» se perdió y comprobó que había subido demasiado hacia una arista, aunque después de la niebla pudo bajar y detectar la cumbre.

«Por momentos, durante la subida noté hasta calor», ha descrito Alberto Zerain, quien ha afirmado que en las horas finales de la tarde «la temperatura bajó mucho» aunque el tiempo «se portó».

«Tuve unas vistas espectaculares desde la cima porque la cumbre del Manaslu desafía a los terrenos más aéreos», ha indicado el montañero, que bajó rápido y se abrió camino por donde mejor pudo, por lo que el descenso se le hizo «corto».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate