El Correo

Infantino defiende «un Mundial de 48 equipos y una coorganización en varios países»

El presidente de la FIFA, Gianni Infantino.
El presidente de la FIFA, Gianni Infantino. / Efe
  • "No robo, no me aprovecho y no hago trampas y no permitiré a nadie en esta organización hacerlas", asegura el presidente de la FIFA

El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, que hasta ahora se había pronunciado a favor de un Mundial con 40 selecciones, ha confirmado que defiende uno "con 48 naciones para ofrecer más oportunidades a más equipos", añadiendo que "una coorganización entre varios países" constituye "un punto fundamental", en una entrevista en exclusiva a la AFP.

Infantino dice estar "bastante contento por el futuro" de la FIFA y subrayó que es "un trabajador". "No robo, no me aprovecho y no hago trampas y no permitiré a nadie en esta organización hacerlas", añadió, en referencia a los escándalos que han sacudido a la institución desde mayo de 2015.

"Podemos pensar en una Copa del Mundo de 48 equipos que sería de hecho con un formato de 32 equipos, porque hemos visto que el formato ideal es de 32 equipos", explicó Infantino. "La idea sería que los 16 mejores equipos en las clasificaciones entraran directamente en la fase de grupos y los otros 32 equipos disputaran un partido de repesca que clasificaría a cada vencedor", añadió el italo-suizo.

"Así se abren más oportunidades a más equipos. Además no hay inconvenientes en el calendario porque estos partidos se jugarían antes del Mundial en lugar de los partidos amistosos. Desde el punto de vista de la promoción del fútbol, serían 16 finales antes de comenzar de verdad la fase de grupos, verdaderos partidos decisivos para determinar estos 16 equipos", añadió Infantino, que en su programa como candidato a la presidencia de la FIFA incluía el paso del formato de 32 equipos a uno de 40.

El proyecto del Mundial de 48 equipos "será realmente tratado el 13 y el 14 de octubre, durante el próximo consejo de la FIFA. Es un proyecto, una idea, como la Copa del Mundo a 40, que está todavía sobre la mesa, con grupos de 4 o de 5 equipos", explicó el sucesor de Joseph Blatter.

"Tomaremos una decisión el próximo año, habrá que ver el impacto que va a tener para el fútbol a nivel mundial", indicó. En un formato de 48 equipos "los países que se clasifican siempre no tendrán ningún problema, aquellos que se clasifican una vez de cada dos o los que están al límite tendrán la posibilidad de clasificarse para el torneo".

"Aumento del nivel deportivo"

Si algunos expertos detectaron un descenso en el nivel deportivo durante la Eurocopa de Francia 2016 debido a que se amplió a 24 equipos, Infantino, antiguo número 2 de la UEFA, cree que un Mundial de 48 equipos supondrá "un aumento del nivel deportivo, con un partido de clasificación los mejores pasan". "Se habla mucho de este descenso del nivel deportivo, en mi opinión el nivel deportivo de la Eurocopa no fue peor, al contrario. Hubo equipos que no imaginábamos que eran tan fuertes, el nivel fue muy alto", continuó.

Elegido en febrero para suceder a otro suizo, Joseph Blatter, que dejó el cargo debido al peor escándalo de corrupción en la historia de la FIFA, el antiguo brazo derecho de Michel Platini subrayó el trabajo realizado "con la nueva secretaria general de la FIFA, Fatama Samoura, como en el desarrollo del fútbol femenino" y la integración de antiguos jugadores como Zvonimir Boban, secretario general adjunto, o Marco Van Basten, en la dirección de desarrollo técnico.

"Fui elegido con un programa de reformas, creo mucho en estas reformas y en adoptarlas", subrayó Infantino, felicitándose por las medidas creadas en el cuadro de "la buena gobernanza y la transparencia en los flujos financieros". "Hay todavía trabajo por hacer, evidentemente, pero estoy bastante contento y confiado para el futuro", añadió.

Sobre las acusaciones contra él en sus primeros meses de mandato -fue declarado inocente por la comisión de ética-, Infantino explicó que "se puede cambiar la FIFA si se cambia la cultura, hay personas a las que estos cambios no han gustado y me han atacado, como a la organización". Infantino fue investigado por varios billetes de avión y una disputa contractual entre el italo-suizo y la FIFA, pero la comisión de ética consideró que no había violado el código de la institución.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate