El Correo

jornada 37

Regularidad en la excelencia

Simeone observa durante un partido.
Simeone observa durante un partido. / Reuters
  • El Atlético de Simeone encadena cinco temporadas entre los tres primeros de la Liga, récord en la historia del club

En una temporada en la que las críticas se han cebado más que nunca con Diego Pablo Simeone, conviene echar la vista atrás para ver de dónde venía el Atlético antes de su llegada y dónde lo deja. O lo dejará, que todavía no se ha ido. Porque hasta ahora en el Manzanares nadie sabía lo que era codearse con la realeza europea año y año también, y con el Cholo el 'Atleti' se ha abonado, como mínimo, a los cuartos de final. El pavor al Real Madrid del argentino con la Champions de fondo es otra historia. Y en la Liga, la prueba del algodón de un equipo, el suyo ha rayado el sobresaliente sin excepción a la baja, que sí a la alta, con una matrícula en forma de título hace sólo tres veranos, aunque parezcan muchos.

Desde que Simeone se hiciera cargo del Atlético en diciembre de 2011, ha sido más glorioso que nunca en el campeonato doméstico. Agarró -que diría él mismo- al conjunto rojiblanco noveno tras 17 jornadas y lo situó en la quinta plaza al término de la 38 con una Europa League de por medio. A partir de entonces el Atlético sólo ha toreado en plazas de primera categoría, casi siempre como matador: las cinco temporadas completas que ha dirigido el Cholo se han saldado con el equipo entre los tres primeros clasificados. Nadie había conseguido mantenerlo ahí más de tres campañas consecutivas hasta su llegada en 114 años de historia, que se dice pronto. Para ello hay que remontarse más de medio siglo, por cierto, cuanto entre 1961 y 1963 José Villalonga y Rafael García Repullo -conocido como Tinte- clasificaron segundo, tercero y segundo otra vez al Atlético.

Por contextualizar, en el Calderón no se recordaba un podio liguero desde el año del doblete, en 1996, tres lustros antes de la llegada de Simeone al banquillo rojiblanco. Para encontrar un precedente al del argentino de dos campañas seguidas entre los tres primeros clasificados hay que remontarse aún más atrás, concretamente a las temporadas 90-91 y 91-92. Casualidad o no, desde que la familia Gil accediera primero a la presidencia (en 1987) y posteriormente a la mayoría accionarial del club cuando éste se transformó en SAD (en 1992), sólo en ese bienio con Tomislav Ivic y Luis Aragonés y en la 'era Cholo' se ha mantenido el Atlético en el la élite de la Liga.

Y con todo aún queda la sensación de que a Simeone le han faltado una o dos piezas por temporada para pelear por el título nacional; salvo en 2014, cuando ganó el campeonato y rozó la gloria en Lisboa con un equipo hecho a medida de su fútbol. Diego Costa, Raúl García, Courtois, la pareja Miranda-Godín... Maestros en el arte del 'cholismo'. ¿Qué hubiera sido del 'Atleti' en 2015 si Mandzukic hubiera marcado 20 goles o en 2016 y 2017 si Griezmann no hubiera estado tan solo en el frente de ataque? ¿Qué hubiera sido del 'Atleti' en este lustro con un mediocentro de primerísimo nivel? ¿Qué hubiera sido del 'Atleti' sin Diego Pablo Simeone en el banquillo? Sin duda no habría sido lo mismo. Habría sido peor.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate