El Correo

FÚTBOL | PRIMERA DIVISIÓN

Sobrevivir sin Bale

Gareth Bale.
Gareth Bale. / Reuters
  • El galés será operado el próximo martes en Londres y se pierde un tramo fundamental para el Real Madrid

Gareth Bale estará entre dos y tres meses fuera de los terrenos de juego. El futbolista galés se reunió este jueves con los servicios médicos del Real Madrid y llegaron a la conclusión de que lo mejor para la estrella galesa era una operación del tobillo derecho que se dañó en el choque de Champions jugado este martes ante el Sporting de Portugal, en el estadio José Alvalade de Lisboa. Esta intervención de la lesión traumática en los tendones peroneos será realizada el próximo martes por el doctor James Calder, bajo la supervisión de los médicos del club Jesús Olmo y Mikel Aramberri, en el prestigioso lKing Edward VII Hospital de Londres.

A pesar de tratarse de una operación sencilla, Gareth Bale quería evitar el quirófano y optar por un tratamiento más conservador. Finalmente no pudo ser y eligió ser intervenido Reino Unido por un facultativo especializado en dolencias de tobillo que ha tratado a estrellas como el centrocampista Jack Wilshere (Bournemouth) y a varios acróbatas del Circo del Sol.

Con la lesión de Bale se le abre un nuevo escenario a Zinedine Zidane. El ex del Tottenham es un futbolista clave para el Real Madrid y esta temporada su importancia en el equipo estaba siendo cada vez mayor. Esta ausencia llega, además, en un mal momento, con un calendario cargado de partidos que pueden marcar el devenir del equipo. El más importante de ellos es el clásico en el Camp Nou, que se disputará el próximo 3 de diciembre. Antes, los blancos recibirán al Sporting y a la Cultural Leonesa en el Santiago Bernabéu.

Este es el panorama inmediato. Si se confirman los plazos volvería a finales de enero o principios de febrero, por lo que podría perderse tras el clásico seis partidos más de Liga (Deportivo, Granada, Sevilla, Málaga, Real Sociedad, Celta de Vigo), el restante de la fase de grupos de la Liga de Campeones ante el Borussia Dortmund, con la primera plaza del grupo en juego, y el Mundial de Clubes en el que el Real Madrid iniciará su participación a partir del 15 de diciembre.

Las soluciones de Zinedine Zidane para este dilema pueden ser varias. La más obvia sería dar la alternativa a un Lucas Vázquez que cuenta con la total confianza del técnico galo y que conoce como pocos la posición de extremo. También podría utilizar a Morata, todavía lesionado, en una banda y elegir el 4-3-3 que tanto ha usado desde que llegó al Real Madrid. Otra variante sería emplear el 4-4-2 o muy parecido 4-2-3-1 que ya ha probado en los últimos choques y que el puesto del galés fuera para jugadores de más posesión como James o Marco Asensio. La pelota, en cualquier caso, está en el tejado de Zidane.

La baja de Gareth Bale se añade a una enfermería muy poblada toda la temporada. En ella siguen, además del galés, Toni Kroos, que ya toca balón, Álvaro Morata, Pepe y Casemiro, aunque el centrocampista ya podría reaparecer el sábado ante el Sporting. Marcelo, sustituido con molestias en el reciente partido de Lisboa, no tiene nada importante y se ejercitó este jueves con normalidad.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate