El Correo

análisis

Los regates de Neymar se prolongan en el tiempo

Neymar dribla rivales a su paso.
Neymar dribla rivales a su paso. / EFE
  • Aún colea la actuación del brasileño, que será titular, por su polémica actuación en Leganés si bien los entrenadores de los principales candidatos al título no consideran «una provocación» sus malabarismos

Los regates y acrobacias de Neymar siguen dando que hablar horas y horas después de realizarlas. En Leganés, cuando el marcador estaba completamente decidido, volvió a demostrar su potencial con la pelota. Algo que es habitual en Brasil, pero que ya le ha traído más de un problema en España. «Son muy pocos los que pueden hacer esas florituras. No creo que su intención sea humillar. Lo que hace Neymar es muy respetable», decía Unai Bustinza, defensa del Athletic que esta campaña juega como cedido en el Leganés. El sábado le hizo un penalti al brasileño y recibió una tarjeta amarilla. Es quizá la voz más respetada ya que en la final de Copa del Rey de 2015, disputada en el Camp Nou, el Barça iba ganando al Athletic de Bilbao por 1-3 cuando el brasileño intentó superar al propio defensa vasco con una 'lambretta'. Algo que fue entendido como una provocación por parte de los rojiblancos y se originó una tangana. Xavi se llevó a Neymar que era objeto de críticas por parte de Xabi Etxeita, Ander Iturraspe y Mikel San José.

El gesto no gustó en el vestuario azulgrana, los pesos pesados le pidieron más cabeza en esas situaciones, e incluso Luis Enrique le recriminó la acción en público en la rueda de prensa posterior a la final. «Este tipo de cosas en España están muy mal vistas. Si yo fuera jugador del Athletic, respondería igual o peor. Hay que entender que no lo hace para humillar al rival. En Brasil eso se ve de otra forma. Intentaremos, con el tiempo, controlar esto», aventuró en mayo de 2015.

Pero en Butarque volvió a suceder. Al menos a juicio de Michael Laudrup, ex de Real Madrid y Barcelona. «Neymar conduce el balón de lado a lado en el centro del campo y provoca. ¿Por qué pisas el balón y cruzas el propio campo? Provocas. Pasa el balón y vete a otro sitio!», dijo Laudrup, tras la agresión de Sastre a Neymar. Las redes sociales ardieron. Muchos recordaron que Neymar no hizo ni una sola acción similar durante los meses de marzo y abril, cuando el Barcelona atravesó una racha de derrotas que casi le cuesta la Liga. «Juega de esta manera, lo permite el reglamento y lo va a seguir haciendo», dijo esta vez Luis Enrique.

Simeone le tira flores

Los otros dos entrenadores de los principales aspirantes al título tampoco censuraron su manera de actuar en el césped. «Neymar tiene una forma de jugar que es así. Cada uno tiene su estilo y su juego. A mí es un jugador que me encanta. Lo han criticado. Él se divierte, baila, canta y la destroza. Pueden seguir criticando que el chico responde donde tiene que responder», decía Diego Simeone horas antes de que su defensa se mida a su defensa.

«Es un jugador extraordinario. Ha llegado al Barcelona y ha encontrado un lugar increíble para poder mostrar su talento. Sigue en la misma línea. Es un jugador extraordinario que tiene una calidad que le hace hacer ese tipo de situaciones. A mí me encanta», apuntaba el entrenador atlético.

Gustavo López, que fue compañero en la selección argentina, bromeaba sobre las palabras de Cholo: «Lo dice ahora que es entrenador. Si le pilla como jugador le pone la pierna arriba».

Zinedine Zidane, que también fue jugador, considera lícito que Neymar haga malabarismos hasta cuando un partido está sentenciado a su favor. «No estoy en la cabeza de Neymar pero creo que no es una provocación. Él juega de la forma que interpreta el fútbol. Su juego es así y hace cosas que no muchos jugadores pueden hacer y ya está. No creo que sea una provocación», zanjó el técnico madridista.

Habrá que ver ahora si Neymar vuelve a comportarse así, de hecho ya tuvo problemas durante sus duelos anteriores con los rojiblancos, en especial en el de la Copa 14-15. «Tiene una forma peculiar de jugar, sobre todo cuando va ganando. Es un jugador que siempre hace gestos cuando gana, solo cuando va ganando», recordó el capitán Gabi, expulsado aquel día en el Calderón, que apuntó además cuando el Barcelona ganó la Liga 2015 en el estadio azulgrana que «cuando va ganando tira besitos, hace gestos... Debería de aprender de los mejores como Xavi o Iniesta».