El Correo

jornada 3

La 'operación Retorno' anima al Real Madrid

      Algunos jugadores del Real Madrid, durante el partido.
      Algunos jugadores del Real Madrid, durante el partido. / AFP
      • La arriesgada línea de fuera de juego y un desafortunado día del guardameta de Osasuna favorecen una goleada comenzada por el recuperado Cristiano Ronaldo

      Zinedine Zidane sufre por partida doble la sanción de la FIFA que, salvo que prospere el recurso del Real Madrid ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), impedirá al club blanco fichar hasta enero de 2018. Padece la condena como técnico de un equipo que no podrá reforzarse y está acusado de traficar con menores y, además, según la FIFA, dos de sus hijos se encuentran en situación ilegal en la fábrica merengue. De ahí la indignación mostrada por el técnico francés este viernes, cuando compareció en la previa del choque de la tercera jornada de Liga que enfrentará este sábado al Real Madrid con Osasuna, en el Santiago Bernabéu. Una cita a la que vuelve Cristiano Ronaldo justo dos meses después de su lesión en la final de la Eurocopa y en la que el preparador blanco puede, sumando el final de una campaña y el inicio de otra, igualar el récord de 15 victorias ligueras seguidas que firmó Miguel Muñoz en 1961. Se quedaría a una del registro histórico del Barcelona.

      «No entiendo nada, la sanción es absurda y el club hará todo lo posible para cambiarla. Espero que las cosas se arreglen rápido», explicó Zidane en Valdebebas. «Os puedo hablar de lo mío, de mis hijos. Han vivido toda su vida aquí, el club ha intentado hacer las cosas de la mejor manera posible, y es absurdo que ahora no puedan jugar el fúbol. Les pediré que tengan paciencia», añadió el preparador marsellés.

      De todos modos, el entrenador del campeón de Europa no cree que el Real Madrid se debilite en el futuro por esta condena que comparte con el Atlético y ya sufrió el Barcelona hace dos años. «Creo que no nos afectará porque estoy muy contento con la plantilla; es larga, con 24 jugadores, y de gran calidad. Si tuviéramos que estar dos o tres años sin poder fichar, estaríamos compitiendo por todo con ellos», desgranó ‘Zizou’.

      Encantado por el regreso de Cristiano Ronaldo, una vez superado su esguince de rodilla, Zidane negó haber pactado con el portugués para que se dosifique. «Estoy contento de que esté con nosotros. No he pactado nada con él. Cristiano es Cristiano. Ha vuelto de su lesión y estamos felices. Queremos que esté bien. Es su primer partido después de 60 días. Lo que hay que hacer es darle tiempo. Ante Osasuna va a jugar. Es un futbolista importante y le quiero siempre conmigo», remarcó.

      La incógnita de Benzema

      Zidane también confirmó que el delantero francés Karim Benzema ya está listo, pero no reveló si será titular. Y avanzó que, aunque el colombiando James Rodríguez «ha llegado bien de Colombia», se queda fuera de la convocatoria, igual que Casemiro y Marcelo. «Han jugado dos partidos enteros con sus selecciones, están un poco fatigados y con los siete partidos que tenemos por delante en tres semanas, es mejor darles descanso», explicó, antes de aclarar que el portero Keylor Navas progresa adecuadamente en su recuperación de la lesión en el tendón de Aquiles, pero aún no está para ser convocado. Tampoco Isco está plenamente recuiperado.

      Evitó dar pistas sobre la alineación ante los navarros y se mostró pragmático cuándo se le preguntó como gestionará una plantilla tan poderosa en el momento en que se recuperen todas las estrellas y tenga que decir a tipos como Álvaro Morata o Marco Asensio que no entrarán desde el inicio. «Intentaré ser lo más sincero posible con los jugadores. Es una plantilla de 24, 11 empiezan y sólo puedes cambiar a tres en cada partido. La plantilla y el grupo es lo más importante y eso no va a cambiar. Hay jugadores que van a jugar más que otros, pero esto es normal en un equipo grande», subrayó.

      La Liga, primer objetivo

      Como ya hizo en pretemporada, Zidane enfatizó que este curso «la Liga es el primer objetivo». «Todo es importante, pero la Liga es el día a día y es la competición más complicada. Tiene 38 partidos y hay que trabajar cada fin de semana para no fallar. El año pasado perdimos por un punto y esta temporada la queremos conseguir. Vamos a pelear por ella», garantizó Zidane, sabedor de el Real Madrid suma ya cuatro campañas sin conquistar el torneo de la regularidad y la urgencia por cambiar la tendencia existe.

      Zidane aseguró que se avecina un «partido difícil», a pesar de que el conjunto navarro solo ha ganado dos veces en la historia en el Bernabéu y sólo ha sumado un punto en dos jornadas de esta Liga, tras empatar en Málaga y perder en Pamplona ante la Real Sociedad. Son baja el lateral Javier Flaño, el centrocampista serbio Goran Causic y el medio francés Didier Digard, cedido por el Betis. El entrenador osasunista, Enrique Martín, conoce bien Chamartín, donde empató como jugador del equipo pamplonés hace 22 años.

      Alineaciones probables

      Real Madrid: Casilla; Carvajal o Danilo, Pepe, Sergio Ramos, Nacho; Kroos, Kovacic, Modric; Bale, Cristiano Ronaldo, Morata.

      Osasuna: Nauzet; Tano, David García, Miguel Flaño, Unai García, Fuentes; Fausto Tienza, Oier, Fran Mérida, De las Cuevas; Riviere.

      Árbitro: Fernández Borbalán (Comité Andaluz).

      Estadio: Santiago Bernabéu.

      Horario: 16.00 (BeIN Liga).

      Algunos vuelven de las vacaciones más tarde que el resto. Son los que estiraron su receso o tuvieron que elegir fuera de las fechas habituales. El segundo caso es el de Cristiano Ronaldo, a quien una lesión en la final de la Eurocopa apartó del ritmo habitual de sus compañeros. Por eso tuvo que esperar el el atacante. 60 días exactos de pausa. Dos meses que separaron su mejor triunfo con Portugal de un regreso con un tanto en el Santiago Bernabéu y una goleada que anima a un Real Madrid con algunos ausentes.

      El duelo entre los blancos y el Atlético Osasuna proporcionó pocas dudas. Ya en el minuto 6 Bale había burlado a la adelantada defensa ideada por Miguel Martín para servir a CR7 el gol deseado en el día de la 'operación Retorno'. Zinédine Zidane no pudo contar ni con Casemiro, ni con Marcelo, ni con Carvajal, pero los que salieron al campo hicieron desaparecer cualquier problema de transición en el habitual 4-3-3 del entrenador francés. Bale fue el mejor ingrediente de los anfitriones porque los intentos de provocar su fuera de juego fracasaron y se personó en el área rival con facilidad para ayudar a sus compañeros a marcar.

      Sólo el aire de partido resuelto retrasó la goleada blanca en una tarde sofocante. Los de Zidane se acomodaron en el sofá de casa ante un rival con buen toque aunque con poco peligro. Hasta que Unai García despertó al Santiago Bernabéu con un remate al larguero. Reaccionó de inmediato el grupo local con una de esas llegadas en tromba a toda velocidad. Ayudó Nauzet, quien sembró algunas dudas durante el partido e su portería, con una mala salida que dejó a Danilo una opción clara de gol (aunque tardó en resolver). Para confirmar que el choque sería suyo, el Madrid anotó el tercero antes del descanso y dio una bofetada a cualquier ambición del Atlético Osasuna.

      La segunda mitad permitió a Zidane añadir piezas a su transición. Por un lado, aprovecharon sus futbolistas las facilidades de un rival superado para aumentar la cuenta de goles. Por el otro, se añadió el regreso de Karim Benzema (sin el premio que logró CR7) y la reserva de sus estrellas a un paso de comenzar la fase de grupos de la Liga de Campeones. Modric, Cristiano Ronaldo y Bale se ahorraron al menos 15 minutos de un duelo desequilibrado por la efectividad del Madrid al descubrir las debilidades de los rojillos. Sólo en los últimos minutos el conjunto de Enrique Martín encontró alguna recompensa a su esfuerzo. Dos notables goles de Oriol Riera (también en su particular regreso) y de David García alegraron la vista a los visitantes en un marcador que podría haber sido más vistoso si Kiko Casilla no hubiera detenido un penalti a Roberto Torres tras una jugada en que el castigo a Sergio Ramos impidió que el árbitro concediera otro tanto al club navarro (como establece el reglamento, no concedió la ley de la ventaja).

      Ganó el Real Madrid de Zidane y se animó con un partido plácido. Porque aunque en el Santiago Bernabéu se vieron ocho goles, tres remates a los postes (dos de Benzema) y un penalti detenido por el portero local, el ritmo no fue trepidante ni los aficionados blancos dudaron de que ganarían. De nuevo la efectividad de los blancos inclinó el partido debido a que la pólvora de las estrellas blancas se conserva incluso durante dos meses de inactividad. Es tiempo de regresar al trabajo en las filas blancas y algunos necesitan goleadas como estímulo para reincorporarse con mejor ánimo.