Caos del Madrid en un partido fantasma

Caos del Madrid en un partido fantasma

Zidane experimentó con cuatro delanteros y, el día que cumplió 100 partidos como técnico, recibió el castigo de tres goles y el empate ante el Legia

IGNACIO TYLKOMadrid

Valiente y respetuoso, Zinedine Zidane, técnico del Real Madrid, se saltó el protocolo y se puso a firmar fotos y autógrafos a los aficionados congregados junto al hotel Bristol, en el centro de Varsovia, para recibir este martes a la expedición del equipo blanco. Rodeado de policías, el francés se situó junto a las vallas de seguridad y se detuvo ante los seguidores nada más bajarse del autobús que transportó a los merengues desde el aeropuerto hasta su lugar de concentración.

Recibidos con lluvia, frío, con apenas 5º de temperatura a primera hora de la tarde, y unas 200 personas, entre aficionados locales y algunos estudiantes españoles, los jugadores blancos cuentan desde el primer momento las horas para regresar a casa con tres objetivos cumplidos: golear al modesto y animoso Legia, dejar su portería a cero después de nueve partidos seguidos encajando y no sufrir incidente alguno con la temible hinchada ultra rival antes y después de un choque que se jugará a puerta cerrada en el estadio del Ejército Polaco.

MÁS INFORMACIÓN

Ambiente fantasmal en comparación con lo vivido semanas atrás en Madrid, cuando los Teddy Boys 95, ultras del campeón de Polonia que encabeza el fascista Struch (Viejo), convirtieron los aledaños del Santiago Bernabéu en el escenario de una batalla campal que arrojó un balance de 12 heridos, entre ellos dos policias nacionales y un municipal, y 13 detenidos. Sin embargo, los seguidores locales han sido atraídos por el club a las puertas de su estadio, ya que han instalado unas pantallas gigantes.

Están acostumbrados en el Legia a este tipo de acontecimientos, ya que será la cuarta vez en los últimos años que este equipo jugará sin su gente. Por culpa de sus violentos, le tocó jugar en un estadio vacío contra el Apollon Limassol de Chipre en la campaña 2013-14 y dos veces más el curso siguiente, contra el Trabzonspor turco y ante el Ajax. En esta ocasión, el castigo les llega por culpa de los radicales que en el duelo de esta fase de grupos ante el Borussia Dortmund provocaron reyertas y atacaron a los miembros de la seguridad con gas pimienta. Un duro golpe para un club que había vendido en septiembre todas las entradas y se preparaba para el partido del siglo. Sólo por patrocinio, el Legia pierde un millón por esta sanción.

En total, se calcula que aproximadamente 600 personas disfrutarán del privilegio de ver in situ el partido. Según estipula el artículo 66 de la UEFA para los encuentros a puerta cerrada, hay excepiones que afectan a los siguientes cupos: un máximo de 200 personas con entradas VIP del club visitante; hasta 75 miembros de cada delegación, incluidos los futbolistas; periodistas acreditados, oficiales de policía y miembros de seguridad con misiones específicas relacionadas con el partido; personal a cargo de la infraestructura del estadio, 75 representantes de la UEFA y patrocinadores de este organismo que porten entrada de privilegio.

La reducida delegación española desplazada ya ha sido advertida sobre la conveniencia de evitar hacer turismo y dejarse ver sobre el casco histórico de la ciudad, completamente destruido a raíz del Alzamiento de Varsovia en 1944 (la mayor rebelión civil contra la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial), y reconstruido de forma meticulosa después del conflicto bélico. Aunque no existe confirmación oficial, a lo largo del día se habló en diferentes medios sobre la posibilidad de que los radicales del Legia se organizasen por parejas para rastrear la ciudad en busca de españoles.

Aislados y blindados

En el plano deportivo, el Real Madrid debe aislarse de todo y seguir su camino firme en la Champions, aunque el empate cosechado en Dortmund hace que comparta el liderato con los alemanes y que necesite goles por si el primer puesto se decide por la diferencia de tantos. Gran oportunidad para que Cristiano Ronaldo confirme la mejoría experimentada con su triplete ante el Alavés. Se encuentra a sólo dos goles del centenar en las competiciones europeas y a cuatro de alcanzar esa cifra en la Champions, donde ha anotado 95 dianas a partir de la fase de grupos y una en la ronda preliminar.

Zidane, que cumplirá 100 partidos como primer entrenador y al frente del Real Madrid sólo ha perdido dos (0-1 en Liga ante el Atlético y 2-0 en Champins frente al Wolfsburgo), sufre bajas importantes: Pepe, Ramos y Marcelo, el brasileño aquejado de un proceso gripal, en defensa; y Casemiro, Modric y James Rodríguez en el centro del campo. El técnico marsellés ha tenido que convocar al canterano Álvaro Tejero, polivalente defensa del Castilla.

Jugará Nacho, de moda tras su magnífico gol ante la Cultural Leonesa, y seguramente Fabio Coentrao, corto de ritmo y con sobrepeso después de reaparecer hace una semana en la Copa del Rey, tras siete meses de baja. La duda es si arriba actuará la BBC al completo o premiará a Morata y Lucas Vázquez, siempre efectivos. Mientras, el Legia de Jacek Magiera se presenta tras perder los tres partidos de la Champions (0-6 en su único choque en casa ante el Dortmund) y con el deseo de reivindicarse en la competición más prestigiosa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos