El Correo

opinión

Juan Carlos Garrido: «Otro gran City-Barça»

vídeo

Luis Enrique y Guardiola en la ida. / Reuters

Volvemos a la Champions con los equipos españoles muy bien encaminados hacia la siguiente ronda y con un partido especial otra vez como es el City-Barça y otros tres muy asequibles. Empezamos por el Real Madrid frente a un Legia en el que lo más destacado que pudimos ver es la violencia de sus aficionados, si es que se le pueden llamar así a esta gente que va al futbol a pelearse. Es cierto que en Madrid fue un equipo correoso. A pesar de saber que iban a perder, sus jugadores quisieron revindicarse por lo menos individualmente y demostrar que eran buenos. Creo que en Varsovia el hecho de jugar a puerta cerrada quizá le quite ese punto combativo al equipo polaco y el Madrid es claro favorito.

Lo mismo pasa con el Sevilla y el Atlético de Madrid. En los partidos anteriores el mayor peligro era el viaje, el jugar fuera de casa y el ambiente hostil. Ahora, jugando en casa son dos victorias casi garantizadas. Por un lado, un Sevilla en el que la gente empieza a creer en Jorge Sampaoli después de un inicio confuso por los cambios de sistema del técnico, aunque a mí desde el principio me ha parecido interesante ver cómo maneja su equipo y cómo le da diferentes alternativas al juego. Me parece un entrenador que lo está haciendo bien por la riqueza del juego y por los resultados. Está dando un gran nivel en Liga y Champions, y contra el Dinamo de Zagreb es claro favorito.

Algo parecido podemos decir del Atlético de Madrid, aunque estamos viendo un capítulo nuevo de Simeone. Porque, además de ese gen competitivo y un estilo definido, estamos viendo a un Atlético con más calidad ofensiva, con juego más vistoso. No es ni jugar mejor ni jugar peor. Lo que ha hecho el Atlético en los últimos años no se puede decir jugar mal sino todo lo contrario con buena defensa, contragolpe y buen trabajo en el balón parado, pero ahora hay, además, cosas más vistosas con jugadores en un momento muy brillante como Carrasco, Griezmann o Gameiro que gusta y sigue consiguiendo resultados.

Y llegamos al partido estrella de la jornada. El City-Barça del Camp Nou demostró que ambos entrenadores se conocen muy bien, que proponen un partido muy táctico, más cerrado y menos vistoso. Como dije, Guardiola puede sentir lo que hemos sentido muchos entrenadores y es que Messi te marca la diferencia en cualquier momento. Por muy bien que lo estés haciendo, por muy cerca que estés del nivel del Barça, Messi te mata. Es un City, además, que no está acabando de arrancar, pero que sigue teniendo grandes jugadores con Agüero a la cabeza y que jugando de local, con su afición apoyando, le puede poner las cosas complicadas a un Barça que para mí es favorito. Veremos hasta dónde marca el partido el trabajo táctico de los dos entrenadores y hasta dónde la genialidad de los jugadores. Disfrutaremos seguro.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate