El Correo

Fútbol

El árbitro vitoriano Roberto Díaz Pérez del Palomar acudirá a los Juegos de Río

Roberto Díaz Pérez de Palomar.
Roberto Díaz Pérez de Palomar.
  • Formará parte como asistente del equipo de Mateu Lahoz, que ayer fue designado para dirigir encuentros del torneo olímpico

El deporte alavés tendrá un representante arbitral en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro que se disputan en agosto. Será el vitoriano Roberto Díaz Pérez del Palomar, con 18 temporadas de experiencia como asistente en Primera División, que formará parte del equipo que el colegiado Mateu Lahoz llevará al torneo olímpico. «Me hace una ilusión especial porque se trata de algo muy importante y por vivir todo el entorno de deporte que suponen unos Juegos», explicó ayer a EL CORREO, poco después de que la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA) hiciese público su nombramiento para la Olimpiada de Brasil.

Díaz Pérez de Palomar, que cumplió 40 años el viernes, comenzó en el arbitraje en el comité territorial alavés en el ejercicio 1994-95 y desde entonces escaló por todas las categorías para completar hasta el momento una larga y sólida trayectoria con nada menos que 320 partidos como asistente en Primera y otros 114 en el capítulo internacional, para el que fue habilitado en 2008. Durante todas estas campañas ha formado parte de los cuartetos arbitrales de Omar Losantos, Iturralde González y Undiano Mallenco, al que ahora asiste en la Liga BBVA.

No obstante, en los choques internacionales también suele acompañar a Mateu Lahoz, con el que participará en los Juegos de Río de Janeiro. Antes, Díaz Pérez de Palomar ya había sido escogido para otros importantes acontecimientos futbolísticos. En 2009 fue el asistente en la final de la Liga Europa entre el Werder Bremen y el Shakhtar Donetsk y también acudió a los mundiales sub-20 de 2013 y 2015, este último en Nueva Zelanda, así como a un partido en la Liga de Irán. Con todo, el colegiado vitoriano considera que la posibilidad de participar en unos Juegos Olímpicos será «un gran privilegio».