El Correo

LEB ORO

El Sáenz Horeca no puede ante la mejor defensa del Melilla

El Sáenz Horeca no puede ante la mejor defensa del Melilla
  • Los 32 puntos de Hearts no fueron suficientes para superar el mejor juego interior de la escuadra melillense

El Araberri no fue capaz de asaltar el pabellón Javier Imbroda donde solo un equipo, el Barcelona, ha sido capaz de sorprender a los de Alejandro Alcoba. Los locales, sin Oliver Arteaga, encontraron en su sustituto Massine Fall, el mejor remedio. El senegalés con 17 puntos y 5 rebotes se marchó con 25 de valoración y fue superior ante sus pares Akingbala y Cvetinovic. Ante más kilos y centímetros, los vitorianos buscaron el repertorio de Hearst 32 puntos y Berhanemeskel 16, pero fue insuficiente.

En un primer cuarto de intercambio de canastas, Melilla tenía clara su defensa sobre el juego exterior, donde esta vez, el acierto triple no fue el esperado, con un pobre 6 de 19 para los de Arturo Álvarez. Con Akingbala de inicio en el quinteto de Sáenz Horeca, el técnico asturiano buscó más equilibrio y consistencia en la zona, donde Fall campó a sus anchas, sumando 10 puntos al cierre del cuarto (21-18).

La sensación de control local fue subiendo, desde una defensa más intensa que no dejaba pensar a Alvarado ni ejecutar con libertad a los killers del conjunto alavés, aunque Hearst, máximo anotador del partido con 32 puntos, encontró sus canastas siempre en acciones individuales y en la ventaja que siempre logra en el uno contra uno. La alternancia de defensas, con una buena zona de Melilla y dominio del rebote, abrió una primera diferencia de ocho puntos tras un triple del mayor de los Almazán y dos buenas acciones al contraataque finalizadas por Manzano (38-29). El tiempo muerto de Arturo Álvarez hizo reaccionar a los suyos con un triple de Ivan García que acortaría la diferencia a cinco puntos al descanso (39-34).

Los alaveses no se encontraron cómodos. Los recursos de la plantilla melillense fueron amplios, con todos los jugadores con anotación en su estadística. Suma-Umu, apagado durante la primera parte, encendió la llama con la que empezó a quemarse Araberri. Sus seis puntos consecutivos y un parcial 8-0 ponían la máxima renta de 13 puntos, en los mejores momentos de los locales, muy intensos en su defensa siempre atenta en la línea de pase para robar y correr. Araberri no fue capaz de sorprender con su zona 3-2. Hearts y Berhanemeskel asumieron toda la responsabilidad en ataque, pero bien vigilados solo lograron pequeñas reacciones ante un Melilla que supo mantener la calma y que encontró en pequeñas dosis al veterano Pedro Rivero para parar el choque. Los problemas se acumulaban con la eliminación por faltas de Ivan García en el tercer período.

Akingbala cumplió en su debut real tras los 50 segundos anecdóticos ante Gipuzkoa Basket y cumplió con sus 8 puntos y 8 rebotes, pero aún se le vio falto de ritmo, lo mismo que a Hadziomerovic, voluntarioso pero perdido en pista. En la línea de toda la temporada, el Sáenz Horeca volvió a tirar de fe para acercarse a seis puntos (69-63) a cinco minutos del final. De nuevo Fall, desaparecido en el tercer período fue clave para endosar un parcial 11-2 y sentenciar el partido (80-65). Con dos minutos por jugar, Melilla intentó, además, superar el average desfavorable de 9 puntos tras perder en Mendizorroza en la primera vuelta (93-84), pero el nigeriano Hearst, tras tomar reposo en el banquillo, salió al rescate para devolver un parcial 0-7 y, al menos, decorar la derrota y mantener esa ventaja favorable, por lo que pueda pasar en un futuro (80-72). Esta vez, el dominio en el rebote y una mejor defensa, desarmó a un Sáenz Horeca que dio la cara, pero se llevó la cruz de Melilla.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate