El Correo

BALONCESTO | LEB ORO

El Sáenz Horeca cae fundido ante el Burgos

El Sáenz Horeca cae fundido ante el Burgos
  • Un parcial de 15-0 en el último cuarto rompió las esperanzas de los alaveses que encontraron en Hearst su máximo artillero con 26 puntos

Poco o nada se puede reprochar a la actitud del Sáenz Horeca que, a pesar de presentarse muy mermado en El Plantío, dio la cara y aguantó durante casi 32 minutos el pulso del Burgos. Los 15 triples anotados no fueron suficientes, porque en esto del baloncesto el equilibrio dentro-fuera es casi sinónimo de éxito.

La ausencia de Rowley obligó al Sáenz Horeca a tirar de repertorio exterior. Una propuesta que los locales no aguantaron con solo un triple en el primer cuarto, desacierto que contrastaba con la facilidad desde esa distancia con cinco de ocho intentos y un Berhanemeskel en ebullición que sumaba 11 puntos en los diez primeros minutos. Araberri optaba por abrir el campo y buscar ventajas siempre con un pase más. El buen balance ofensivo colocaba un 15-20, con un Burgos en bonus al que le penalizaron también los tiros libres en contra. Dominaba el choque la escuadra de Álvarez en su primer capítulo (22-25) ,una ventaja que se ampliaría en el segundo, gracias a la racha del búlgaro Durchev tras dos triples consecutivos que le darían la máxima renta a los alaveses (30-37). Fue el punto de inflexión tras un tiempo muerto de los locales. Sin sacar partido de su ventaja al poste bajo, los castellanos dieron de su propia medicina al Araberri con un festival de triples, seis en el segundo cuarto, con un acertado Barrero, para irse siete arriba al descanso (53-46). Los vitorianos decidieron echar más madera y empezar a quemar sus naves con lo que mejor saben.

La consigna era clara, agotar posesiones para buscar la ventaja desde el triple. Le tocaba el turno al nigeriano Hearst, máximo anotador del partido con 26 puntos, autor de 12 puntos en el tercer período rescataba a su equipo. Los locales, atascados con la alternancia defensiva rival y zonas con ayudas no conseguían romper el choque. Araberri se agarraba al parqué, con fe y acierto, tapando sus carencias ante la ausencia de centímetros en sus jugadores. Hasta el 77-73 del inicio del último período, estuvieron en partido. Cerca de 32 minutos ante un Burgos que supo, por fin explotar su ventaja en la pintura, con el despertar de Huskic que se marchaba con dobles figuras (18 puntos, 15 rebotes) y más carácter defensivo. Sus 23 asistencias, por 16 de los alaveses hablan de su mayor repertorio de juego y estilo coral. En cuatro minutos, Burgos endosaba un parcial 15-0 y estiraba la diferencia a 19 puntos (92-73) para romper definitivamente el partido. El cortocircuito de Sáenz Horeca, con poca gasolina y agotado debido a una rotación muy corta que se redujo a ocho jugadores, lo rompía Iván García con tres triples consecutivos que maquillaban un partido ya sentenciado. Se acaba así la racha de cuatro victorias consecutivas para los gasteiztarras que esperan ya el martes en Mendizorroza al Cáceres.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate