El Correo

Euroliga

El Real Madrid sufre ante un adversario amable

El base del Real Madrid Sergio Llull, ante el ala pívot del Unics Kazan Kostas Kaimakoglou.
El base del Real Madrid Sergio Llull, ante el ala pívot del Unics Kazan Kostas Kaimakoglou. / Efe
  • Los triples de Llull y Rudy en el tramo final dieron el triunfo a los blancos

El Real Madrid hizo anoche un flojo partido pero ganó al Unics Kazán (89-75), aunque sufrió demasiado ante un equipo ruso que fue "amable" por la falta de recursos y de dureza de su defensa. El Madrid se sintió cómodo a los pocos minutos. La vigilancia sobre Langford, la estrella del Unics, encargada a Doncic con la ayuda del resto pareció funcionar y con ello el visitante pareció quedarse en poco o casi nada.

Las ventajas comenzaron a hacerse importantes –17-10 (m.5.40)–, el mexicano Ayón dominaba casi a placer los aros y el equipo blanco comenzó a gustarse, lo que le llevó a perder algunos balones y canastas sencillas. Maciulis se mostró acertado y el 21-12 (m. 8) permitió al entrenador local, Pablo Laso, comenzar las rotaciones con antelación y dar cancha y descanso a casi todos.

Pero el adormecimiento del Madrid, con todo de cara, comenzó a tener consecuencias en el marcador –36-33 (m. 18)–, por lo que Laso devolvió a pista a Maciulis y Ayón. El pívot mexicano se enredó con los árbitros y tuvo que ser cambiado con tres personales casi al final. Con mejores intenciones y con el acierto de Carroll, con 2 triples consecutivos y un 2+1 en apenas 2 minutos (71-59), el Madrid comenzó a vislumbrar con claridad el triunfo.

El acierto ofensivo de Carroll no tuvo el efecto llamada que pareció en un principio y el Kazán volvió a engancharse 73-66 (m.34).

Fue el turno de Llull, con dos triples, 79-70 (min. 36.30), que dieron cierta tranquilidad de cara al final. Rudy con otro triple puso el 82-70 y el partido prácticamente finalizó.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate