El Correo

baloncesto

Un Sáenz Horeca superior aplasta al colista Clavijo

Zaid Hearst entra a canasta ante la oposición de un rival.
Zaid Hearst entra a canasta ante la oposición de un rival. / Rafa Gutiérrez
  • El choque se ha roto en el tercer cuarto gracias al carácter defensivo y al acierto de Berhanemeskel y un gran Nikola Cvetinovic, ambos con 20 puntos

La tarde de baloncesto en Mendizorroza no auguraba buenos presagios tras un retraso de 50 minutos en la hora de comienzo debido a problemas técnicos. El frío vitoriano se trasladó de inicio a la cancha, en un inicio gélido para los de Álvarez ante el apabullante acierto del Clavijo con cuatro triples consecutivos que dieron una preocupante ventaja de seis puntos (8-14). La maquinaria defensiva del Sáenz Horeca Araberri no acababa de funcionar y eso se trasladó al ataque, donde a base de penetraciones de Papantonipou, pero sin acierto en el poste bajo con Rowley muy vigilado, el equipo construía sin demasiada fortuna.

Bien es cierto que, para estos casos, el canadiense Berhanemeskel es el mejor antídoto. Suyos fueron los dos únicos triples de los locales en el primer cuarto, pero sus nueve puntos en diez minutos sumados de manera convulsiva, dieron un vuelco rápido al marcador y, sobre todo, un cambio en una cadencia peligrosa de muchas dudas. Un parcial 8-0 supuso el despertar y tomar la delantera (16-14) para enseñar ya la matrícula a un Clavijo enrachado.

El Araberri optó por una defensa en zona para tapar la amenaza exterior de su rival, pero seguía sin ser dueño del rebote, permitiendo segundas opciones en ataque a los pívots rivales como Bonifant o Olumuyiwa. Seguía sin estar cómodo el Araberri, mientras el técnico Álvarez buscaba en la constante rotación de banquillo un quinteto más fiable. Y eso que su equipo sumaba una renta de siete puntos (34-27) y parecía despegar definitivamente. Pero dio vida a su rival, permitiendo irse al descanso con una desventaja corta de dos puntos (40-38) que pudo ser mayor, ya que el desacierto de los pupilos de Antonio Pérez desde el tiro libre con 9 de 19 intentos, fue un regalo que no desaprovechó el conjunto alavés.

Con decisión y un paso más en defensa, más reconocible en su intensidad, el Sáenz Horeca subió líneas y puso sobre el parqué un baloncesto más físico tras el descanso. Clavijo no aguantó el primer asalto. A las primeras de cambio, el partido solo tuvo un dueño lanzado desde el ímpetu de un soberbio Cvetinovic y la máquina demoledora de anotar triples que fue Berhanemeskel.

Un parcial 17-2, descompuso definitivamente a la escuadra de Logroño, que solo de la mano de su jugador Bravo, fue capaz de anotar 10 puntos en el tercer acto, por los 20 de los locales. El motor, algo gripado en la primera parte de los alaveses, rugía de nuevo con esa energía que imprime este equipo en el parqué. El que anota es feliz, el que asiste también. Prueba de ello fueron las 20 asistencias que acumuló el conjunto vitoriano, con mención especial para el griego Papantoniou que regaló nueve.

El rodillo no cesó

En ese juego coral y solidario, Rowley e Iván García pusieron todo en su defensa para llevarse también el lucimiento en ataque aunque en dosis pequeñas. Sin ser el mejor partido en cuestión anotadora, ambos sumaron un total de 18 rebotes, una estadística que mejoró notablemente en un último período con 11 capturas por solo 3 de los riojanos.

En el último capítulo, el rodillo de Araberri no cesó. Hearst cogió el testigo anotador, Cvetinovic exhibió su poderío jugando de cuatro, mientras Papantoniu volvía locos a sus pares. La sinfonía perfecta para cerrar un partido con una nueva victoria en Mendizorroza, donde el miedo de los rivales se empieza a oler nada más pisar el templo alavés.

El mejor colofón, un quinteto con label alavés en el último minuto, donde Álvarez decidió premiar a todos sus pupilos con minutos. Lorenzo, Buesa, Markel López y Orbea cerraron el partido. Una séptima victoria, la cuarta consecutiva, que certifica el momento más dulce de este novato engañoso en Leb Oro, visto el buen baloncesto que ofrece sobre el parque.

Veremos de lo que es capaz en futuros compromisos ante rivales como Burgos, Palencia o Breogán en un mes que desde el club se denomina el 'Tourmalet'. Eso sí, con la permanencia casi enfilada a estas alturas de la temporada, cuando apenas se ha cumplido un tercio de la competición.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate