El Correo

baloncesto

El Sáenz Horeca sigue intratable en Mendizorroza

fotogalería

Papantoniou, en jugada de ataque. / B. Castillo

  • El buen trabajo defensivo acompañado de la puntería de Hearst y Rowley suman una valiosa victoria ante el filial del Barcelona

Recordaba a otros tiempos ver al filial del Barcelona con Trías como padre de jugadores aún por hacer, o Julbe y Lakovic dirigiendo desde el banquillo. Mucho nombre para un baloncesto algo verde y bisoño basado en el riesgo del tiro exterior. El Sáenz Horeca jugó con esa experiencia para, tras un mal inicio, hacerse dueño con galones y criterio, dominado el tempo y el marcador. Otra victoria más, y son cinco, pero el valor de seguir invicto en Mendizorroza implica ya el respeto ganado con justicia de los equipos que visitan el feudo vitoriano.

El primer cuarto no tuvo el inicio correcto ni seguramente previsto. Desbordados los vitorianos por el bombardeo culé, y una defensa en zona incómoda, los de Julbe metieron el miedo en el cuerpo cuando se vieron con diez puntos de ventaja (6-16). En ese instante, el partido estaba tan desequilibrado como la estadística en rebotes, con ninguno para los locales en los seis primeros minutos por ocho para los visitantes. Un tiempo muerto de Álvarez trasladó el carácter asturiano a sus jugadores. Había que despertar, poner una marcha más y meterse en el choque. Con Alvarado llegó el criterio, los balones interiores a un excelente Rowley que se marchó con dobles figuras, 16 puntos y 11 rebotes, mientras Lorenzo entendía su rol de defender hasta morir. El equipo recuperaba chispa para colocarse 15-18 al cierre del primer cuarto. El Barcelona seguía haciendo su juego exterior con el talento indiscutible de Font, máximo anotador con 22 puntos y las soluciones del veterano Trías. Un esforzado Araberri buscaba los zarpazos intermitentes de Hearst, un seguro de vida, referencia ofensiva de los gasteiztarras con 19 puntos, pero los triples de los de Julbe seguían concediendo esas mínimas ventajas (23-29). Un parcial 8-0 ponía por primera vez por delante a los locales (31-29).

La vuelta de tuerca llegaba en el momento preciso para dar parte a una segunda parte donde los pupilos de Álvarez llevaron el partido a su terreno, con un baloncesto controlado, sin apenas errores ni pérdidas, buscando ataques largos para desgastar a su rival y penalizar sus errores. Las 18 pérdidas fueron el sumidero por donde se empezaron a escapar las esperanzas de los catalanes, que seguían sin renunciar a un choque de diferencias cortas. El recital de Hearst con nueve puntos en el cuarto y un cada vez más implicado Rowley, fueron armas imprescindibles en ataques estáticos continuos solicitados una y otras vez por el técnico asturiano desde el banquillo. Sin triples en la segunda parte, de hecho, Araberri se fue con cinco desde esa distancia, evidencia desde dónde quisieron los alaveses madurar un partido. Ese baloncesto control llegó a su último capítulo. La juventud del filial ponía el ímpetu y la mayor velocidad en la cancha. También los triples como salvavidas para seguir vivos hasta el minuto 35 tras un triple de Dedovic (57-55). Un triple de Alvarado sería fundamental en el devenir del choque. El canario tira poco, pero sus porcentajes son buenos. Valor añadido porque jugó lesionado los minutos de la verdad, con un golpe en la pierna que puede apartarle del próximo choque en Ourense. No era momento de queja. Era el momento de escribir con mayúsculas la victoria que ya empezaba a vislumbrarse. El enorme trabajo defensivo se refrendó en los últimos tres minutos, donde apretar los dientes fue la consigna. Fueron los momentos del enérgico Cvetinovic, que robó un balón a media pista para correr y sumar dos puntos más. Se amasaba ya una ventaja insalvable para los de Julbe, jóvenes, preparados y con descaro. La quinta victoria se quedaba en Mendizorroza, al calor de un feudo que empieza a ser temible para los rivales (72-65). El objetivo de la salvación parece estar en camino, con la sensación de que este Sáenz Horeca sigue creciendo como grupo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate