El Correo

El Araski es víctima de sus errores en Zaragoza

El Araski es víctima de sus errores en Zaragoza
  • Las malas decisiones en ataque y el mal día de Vanessa Gidden con valoración negativa, claves de la derrota ante el Mann Filter

Cinco segundos, un rebote y un tiro de Arrate Agirre que no encontró canasta. Hay partidos que se decantan por detalles, por situaciones, por errores que penalizan. Y ya se sabe que cuando se juega fuera del calor de casa, otros factores como los arbitrales o la presión de la grada, decantan partidos, generalmente para el bando local.

Lacturale Araski no tuvo en cuenta estas situaciones que se fueron dando tras el descanso. Hasta ese momento, las vitorianas ejecutaron con precisión una defensa que, bien individual o en zona con ajustes, incomodaba a un Mann Filter con una amplia nómina de jugadoras físicas y con talento. Todas las miradas para la internacional Luci Pascua que superó el record y es ya la máxima reboteadora de la historia de la Liga. La catalana ayudó a su equipo en el cuarto de la verdad, antes estuvo anulada por el trabajo de Gidden y Roundtree que no permitieron concesiones a las pívots rivales.

Las aragonesas solo buscaban el tiro exterior, arriesgado si el porcentaje no superaba el 15 por ciento en el caso de los triples. Las de Made Urieta impusieron viveza y ritmo a su juego. Cómodas desde la retaguardia, el equipo dominó el rebote y peleó capturas ofensivas desde la fortaleza de Roundtree y la buena entrada de Etxarri para irse 9-14 en el primer acto. Todo iba a favor, y la dinámica del Araski, concentrado y sacrificado en defensa permitía robos en líneas de pase y culminar transiciones rápidas con la americana Roundtree en todas partes. Fue la mejor, con 24 puntos y 26 de valoración. Una jugadora que siempre suma y se vacía en cancha. Se tuvo que duplicar ante el mal día de Gidden, empeñada en tiros fuera de su posición y con pocas ganas de pelea bajo los aros. Demasiado atasco ofensivo para Araski cuando el balón pasaba por sus manos. Pero la productividad vitoriana, a pesar del empeño de Jenkins por darle vida a su equipo, le llevó a una máxima renta de 10 puntos (16-26). Fue el primer momento para romper a las locales sin dobleces. Pero Araski se enredó en sí mismo, demasiado tibio para el golpe en la mesa, y enmarañado en sus propios errores se fue al descanso con la sensación de haber perdonado demasiado.

Van Den Adel encontraba el camino para dejar un apañado 25-31 en el segundo cuarto. La aparición de Hodges (17 puntos) en la segunda parte fue el oxígeno que necesitaba Mann Filter para creer en la remontada. Con tiros abiertos y acciones individuales, la americana se encargó de desquiciar y sacar de partido a Gidden que cometía su cuarta falta mediado el tercer cuarto y dejaría a su equipo huérfano en los minutos de la verdad. Siempre por detrás, pero con el aliento en el cogote, Araski sentía el de menos a más de Mann Filter. Cinco puntos consecutivos de Liñeira volvían a devolver una renta corta pero cómoda (39-46).

Sin embargo, las alavesas no eran capaces de marcharse definitivamente. Un segundo perdón que sería letal en un último cuarto de concesiones, donde Pascua apareció para redondear el día de celebraciones. Tras un parcial 6-0, las locales lograban ponerse por primera vez por delante (49-47) para no volver a perder la ventaja. Tocaba remar en contra, con ataques demasiado espesos y sin dominar el rebote. El excesivo castigo arbitral con un desequilibro en el reparto de faltas penalizaba la entrada en bonus de Araski, con tiros libres para las aragonesas. El 62-57 a falta de 37 segundos para el final parecía insalvable, si no fuera porque la casta y el corazón. Tudanca no se resignaba a regresar a Vitoria de vacío y un triple ponía el 64-62. Con 17 segundos, todo debía ir milimetrado. Una falta rápida de Silva, el tiro libre fallado por Hodges que ampliaba a tres la diferencia (65-62), la falta sobre Roundtree y dos tiros libres. Uno meter y otro a fallar, así sucedió, pero esta vez la suerte no quiso que entrara el intento de Arrate Agirre para empatar el choque. Es el riesgo de jugar con fuego. La derrota corta la buena dinámica de las vitorianas que, mantienen la cuarta posición en la clasificación con cinco victorias. La próxima jornada recibirán la visita en Mendizorroza del Star Center-Uni Ferrol.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate