El Correo

El Lacturale Araski se lleva el derbi con sufrimiento

Roundtree entra a canasta en el encuentro de este sábado.
Roundtree entra a canasta en el encuentro de este sábado. / Jesús Andrade
  • El conjunto vitoriano ha sacado provecho de su mejor gestión en pista en los minutos finales para sumar su quinta victoria

El primer derbi vasco de la temporada ha caído del lado vitoriano, por deseo y por cometer menos errores que su adversario, a pesar de manejar una renta de 14 puntos mediado el tercer cuarto. No siempre se puede jugar bien, y aun así, el Lacturale Araski ha sacado provecho de su mejor gestión en pista en los minutos finales para sumar su quinta victoria, seguir invicto en Mendizorroza y empezar a soñar. Está claro que ya no es casualidad el crecimiento de un equipo, que con Gidden y Roundtree son una amenaza seria en la pintura rival. Entre ambas, han sumado 31 puntos, que unidos a los 10 puntos de Tudanca, han conformado el tridente anotador.

El Araski se ha encontrado con la horma de su zapato, un IDK Gipuzkoa molesto y agarrado en su defensa zonal muy efectiva en algunos tramos del choque, con las senegalesas Sarr y Traore como únicos recursos ofensivos y siempre comprometiendo a sus pares. Liñeira ha tenido muchos problemas defensivos ante la superioridad física de las africanas. El ritmo guipuzcoano no convenía al Araski, incómodo en su circulación de balón. La entrada en cancha de Silva ha avivado el choque. Los minutos de calidad de la capitana Laura Pardo con cinco puntos consecutivos han abierto la primera diferencia 28-23.

A ráfagas y sin un juego redondo, las rachas se han sucedido. La inspiración de Tudanca con otros cinco puntos consecutivos han amasado un parcial 9-0 para irse 37-30 al marcador. El partido estaba en la mano de las locales, ante las dificultades de las de Muguruza en la rotación de su banquillo donde Ocete lo ha jugado todo, mientras Sarr y Traore han sumado los 30 minutos en cancha. Parecía que el bache físico podría pasar factura, cuando los mejores minutos de Gidden en el tercer cuarto, con 10 puntos consecutivos, en un recital de canastas bajo el aro, ha puesto la máxima renta del partido (50-36).

Exceso de confianza

El trabajo a medio hacer y sin rematar tiene riesgos. Y en ese exceso de confianza de las de Urieta, el IDK Gipuzkoa ha vuelto a agarrarse a la pista de Mendizorroza con fe y de la mano de Ocete y la argentina Vegas e Iparagirre para devolver un parcial demoledor 2-16 y volver al partido (52-52). De todo perdido a todo por ganar a falta de 8 minutos, y eso, a pesar de las 23 pérdidas y de sumar un solo triple tras once intentos. Pérdidas, errores en canastas fáciles, y falta de firmeza ha posibilitado que el choque ganara en emoción.

Un triple de Liñeira ha desatascado el colapso en ataque (58-52) pero el ímpetu batallador de las guipuzconas ha llevado el partido al suspense de los instantes finales, donde los tiros libres de Gidden y Roundtree han sido determinantes. Una victoria de esfuerzo y madurez que supone la quinta en el casillero de las alavesas, que sigue con paso firme e invictas en Mendizorroza.

Sin euforias, pero consciente del paso importante de su equipo, Made Urieta rha reconocido que «hay que saber ganar estos partidos, aunque no juguemos bien». «Nos hemos atascado con su defensa en zona y hemos tenido exceso de confianza cuando ganábamos por 14 de diferencia. Pero al final, se ha llevado la victoria el equipo que menos errores ha cometido» ha comentado la entrenadora vitoriana.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate