El Correo

Araberri

El Araberri sigue intratable en Mendizorroza

El Araberri sigue intratable en Mendizorroza
  • Los vitorianos superan al Marín Peixalego tras un gran trabajo defensivo. Cvetinovic fue el jugador clave con dobles figuras, 24 puntos, 11 rebotes

Las ausencias en el equipo vitoriano obligaron a los locales a presentar un quinteto diferente, con Alvarado de inicio y el griego Papantoniou como escolta. Con buena circulación de balón y buscando situaciones de penetración, el conjunto gallego pronto se cargó de faltas, situación que aprovecharon los locales para sumar ocho puntos desde esa distancia con un 100% de efectividad. Araberri buscaba equilibrio y el juego de espaldas de Rowley, esta vez más centrado y superior a sus pares. La balanza pronto empezó a desequilibrarse a favor de los locales, tras un parcial 7-0 que abría la primera ventaja importante (12-5). Marín Peixalego, poco efectivo ante la defensa en zona vitoriana, sumaba dos triples de Mugica, para un total de ocho puntos del jugador de la escuadra gallega que daba aire a su equipo. Berhanemeskel sumaba el único triple local en el primer cuarto que mostraba una corta renta para los alaveses (21-17)

Dos triples consecutivos de Marín Peixegalego al inicio del segundo cuarto ponían a los gallegos por delante 21-23, pero la respuesta de Sáenz Horeca tuvo su continuidad con la inspiración de un activo Cvetinovic que sumó 10 puntos en el cuarto y que lanzó al equipo, con velocidad y jugadas en contraataque. En el equipo gallego, Cain despertaba con acciones en el poste bajo. Los gallegos vivían del tiro libre, aunque con 5 fallos de 14 intentos al descanso. Dos acciones de calidad de Hearst ponían la máxima renta del partido (39-29), con un Araberri trabajador en su rebote y superior con 26 capturas por 15 de los gallegos. Un desaparecido Miso, aportaba su experiencia y primer triple para acortar diferencias y poner el 43-34 al descanso.

El griego Papantoniou, desaparecido en la primera parte por sus problemas de faltas, sumaba su primera canasta en la primera acción del tercer cuarto. Las diferencias seguían ampliándose desde el esfuerzo reboteador de los locales y un baloncesto vertical buscando velocidad y situaciones en el poste bajo con un versátil Cvetinovic, el mejor de los alaveses. Papantoniou , Ivan García y Cvetinoivc cometían su cuarta falta, problemas en la rotación, con Álvarez dando más minutos a Buesa y Lorenzo ante la corta rotación. Del 49-35, máxima renta, se pasaba al 49-41 con una pequeña reacción visitante que vivía del tiro libre y acciones aisladas de sus dos mejores hombres Cain y Derksen. Algo de aire para los gallegos que subían líneas en su presión defensiva. Berhanemeskel y Adon intercambiaban triples en un momento clave de reacción visitante, gracias a los diez puntos de Derksen en el cuarto y un Araberri contenido en su defensa por problemas de faltas (cuatro jugadores con cuatro faltas, min 29). Los vitorianos desperdiciaban una renta de 14 puntos, para solo aventajar en cuatro puntos al final del tercer acto (58-54). El 3 de 15 en tiro triple pesaba demasiado en un equipo acostumbrado a bombardear desde esa distancia y decidir los choques.

Derksen seguía haciendo daño en sus penetraciones. Nueve puntos consecutivos del americano, empataban el choque al 64-64. Araberri no encontraba con comodidad ataques fluidos. Muchos problemas que se sumaban, con la eliminación de Rowley por faltas aún con seis minutos para el final. Los gallegos remontaban, pero sin ponerse por delante. La magia del griego Papantoniu salía en los momentos decisivos con dos triples consecutivos y dos tiros libres, ocho puntos consecutivos para volver a estirar la diferencia a 9 puntos y noquear al rival. (76-65). El duelo de novatos en Mendizorroza parecía que tenía dueño. Cain y Derksen en el último esfuerzo seguían siendo el sostén del Marín Peixegalego. Era cuestión de manejar los últimos instantes con criterio y sin pérdidas. En esa labor, Alvarado y Papantonoiu supieron aguantar la presión a la desesperada de un Marín ya roto y entregado con un Derksen exhausto por el esfuerzo. El americano, volvía a marcharse como máximo anotador del choque con 26 puntos, pero no sirvió para ayudar a su equipo. Sáenz Horeca Araberri volvía a sumar en casa, la tercera victoria en Mendizorroza (82-71). Un triunfo trabajado y con mucho mérito dadas las bajas y la justa rotación de banquillo, con aportación de todos los pupilos de Álvarez, solidarios en la defensa y rebote. Un paso adelante con más recursos para ganar partidos, visto lo sucedido ante la escuadra gallega.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate