El Correo

LIga Femenina

Lacturale Araski da otro golpe en Mendizorroza

Las jugadores se han vuelto a mostrar fuertes en Mendizorroza.
Las jugadores se han vuelto a mostrar fuertes en Mendizorroza. / J. Andrade
  • El trabajo defensivo de las vitorianas y una buena segunda parte colectiva con Gidden como referente supera a un equipo leonés que acabó agotado ante el ritmo alto del choque

Lacturale Araski regresaba a Mendizorroza con la baja de última hora de Aldalur y con el concepto grupal bien asimilado en un equipo, donde a pesar de que por Gidden pasan muchos balones, la filosofía de rebote y contraataque forma parte de estas jugadoras, que decidieron adueñarse pronto del rebote. En un inicio de desaciertos por ambas partes, Ariel Edwards abría el marcador en lo que sería su inicio de recital anotador. La respuesta con un triple de Liñeira presagiaba buena energía en un Araski crecido desde su defensa intensa y de ayudas, siempre presionando balón con un trabajo excelente de las bases Silva, Agirre y Velasco sobre Stanacev. El primer problema aparecía para las locales con la tempranera segunda falta de Roundtree. La buena circulación de balón y el rebote ofensivo con la jamaicana muy superior sumaban a favor de Araski que se iba de siete puntos tras el segundo triple de Liñeira (16-9). La alegría duró poco en las locales, porque Ariel Edwards se encargaría ella sola con 7 puntos consecutivos de equilibrar el marcador al cierre del primer cuarto (16-16).

En una primera parte de desgaste, Urieta rotó con inteligencia su banquillo, buscando refrescar a las suyas ante el esfuerzo defensivo. En esa labor estuvo bien Etxarri, tapando cualquier posibilidad para las leonesas en el poste bajo. Mucho tiro exterior y penetración en jugada individual de la norteamericana Banks fue el recurso más utilizado. Entre las dos americanas sumaban 27 de los 34 puntos de su equipo. Roundtree pudo mostrar su potencia física con dos canastas de mérito. El rebote ofensivo era de Araski, muy notable en su defensa en zona con pocas pérdidas, pero menos acertado en el tiro aunque Gidden no perdonaba en posiciones cercanas al aro. Porcentaje mejor para las del Bierzo, para irse uno arriba al descanso (33-34).

Salió de vestuarios con una velocidad extra el equipo local. Un triple de Roundtree, y dos canastas de Gidden, la última en transición le daban una ventaja de cuatro puntos (40-36) y una sensación de superioridad ante Bembibre. Con paciencia, dueñas del rebote, el partido tenía dueño. Lo colectivo en Araski superaba al talento individual de Banks y Edwards, excelentes jugadoras pero muy solas en la anotación. Araski fue creciendo en su defensa, intenso en líneas de pase, negando siempre el fondo a las pivots de Bembibre. Velasco y Roselis se unían a la notación. Un triple de la venezolana, muy sacrificada en defensa y una asitencia con canasta de Roundetree fue celebrado por todo el banquillo, consciente de que la renta empezaba a ser importante (47-39).

A ráfagas, un Bembibre fatigado, aguantaba casi boqueando el ritmo infernal de las alavesas, siempre generosas en ese esfuerzo de más que tan buenos réditos le ha dado en Mendizorroza con dos victorias logradas. La tercera se estaba forjando por la mayor consistencia de las de Urieta. Presión en la salida de balñon y dificultades en el ataque reival entregado al talento de sus jugadoras y al tiro libre con 50 por ciento de acierto. Con Velasco y Silva, pareja de bases en vena, el tercer cuarto se cerraba con un merecido 53-45, tras un parcial 20-11.

La renta iba ascendiendo a diez tras una canasta de Liñeira tras magistral asitencia de Pardo (55-45). Roselis seguía enloqueciendo el partido, y reencontrándose con su mejor juego. Era cuestión de rematar un partido de esos de 40 minutos. De la amplia cosecha de rebotes, nacía el juego Made in Araski con una reconocible Roselis, ominepresente en el último cuarto. A falta de 5 minutos, los diez puntos de ventaja encarrilaban el choque (60-50) pero faltaba la puntilla. Sin gasolina Bembibre, con ataques espesos y falta de ideas, el tiempo corría a favor de las vitorianas. Solo el recurso del triple de Stanacev, muy gris en la dirección anulada por la defensa de las locales, parecía albergar alguna opción, pero tanto Banks como Edwards fueron difuminándose en el choque, pagando el esfuerzo de la primera parte. Una segunda parte de las vitorianas de crecimiento de equipo y ese espíritu solidario defensivo daban la tercera victoria en Mendizorroza (67-55). Sirva como detalle que todas las jugadoras utilizadas por Made Urieta se fueron con puntos en su estadística. El fortín vitoriano que lo fue en Liga Femenina 2 , se mantiene en la máxima categoría. Que pase el siguiente, porque Araski empieza a ser ya temible en su casa.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate