El Correo

baloncesto

Victoria histórica del Lacturale Araski

fotogalería

Roselis Silva, base del Lacturale Araski, lanza a canasta. / Igor Aizpuru

  • Las vitorianas se han sobrepuesto a la lesión de Marta Tudanca para vencer en los últimos instantes, tras desaprovechar una máxima renta de 21 puntos

Se hace camino al andar que diría Machado y Lacturale Araski ha dado este miércoles el primer paso en su andadura por la máxima categoría del baloncesto femenino. En un final de infarto y tirando de mucho corazón, las pupilas de Made Urieta, han sabido encontrar las vías de solución ante un C.R.E.F Hola que ha arañado una jugosa ventaja de 21 puntos manejada por las locales tras el descanso.

Sin miedo ni complejos, tal y como anunció la entrenadora local. Lacturale Araski se ha sacudido en un suspiro los nervios de un debut deseado y ganado a pulso en Liga Femenina. Ante cerca de 500 aficionados, la primera canasta en la máxima categoría de las alavesas ha sido un triple de Cecilia Liñeira con el que se ha abierto el choque.

Las locales, mermadas en su juego interior sin la lesionada Pardo ni la senegalesa Diarra, han afilado los dientes desde el inicio con una buena defensa de ayudas, buscando bloquear el juego físico y potente de la escuadra madrileña, bien armada en posiciones interiores. Un esperanzador 5-0 de inicio ha sido la carta de presentación de un Araski que siempre ha ido por delante en el marcador.

Sólo Renae Pye (25 puntos) en las madrileñas ha conseguido sobrepasar la tela de araña vitoriana, agresivas y siempre con el paso preparado para jugar transiciones rápidas, juego en el que mejor se manejan y más con la venezolana Silva en el mando de las operaciones. Tras el empate a 11, un parcial 17-3 ha puesto en el camino a Araski, pero la lesión de Tudanca, un esguince de tobillo, en el minuto 8, ha dejado en cuadro a las gasteiztarras.

Un minuto después, CREF también ha perdido a Albade por otro esguince. Sin arrugarse, todo lo contrario, la americana Roundtree, máxima anotadora de Araski con 16 puntos, ha tomado el mando anotador para seguir estirando diferencias. Las madrileñas han estado, sin rumbo e incapaces de ver con claridad las desventajas evidentes de Araski en el juego interior.

Al descanso, con un 46-26, se ha empezado a impulsar el triunfo. Otro triple de Liñeira, iniciado el tercer período, ha colocado la máxima renta de 21 puntos del partido, 51-30. Ha sido un momento de ruptura, de tocar fondo para las madrileñas que han comenzado a entender que desde el juego interior con más centímetros y kilos podían romper a su rival.

ADN vitoriano

Williams con 25 puntos y dueña del rebote con 16 capturas, ha destrozado una y otra vez a sus pares, siempre en inferioridad. Un parcial 16-33 ha puesto a tan sólo dos puntos a las madrileñas después de insistir con una buena defensa en zona que ha dado sus frutos.

Son esos momentos donde el ADN vitoriano sale a relucir. Un robo de Agirre, el temple suficiente de Liñeira, una asistencia de Silva, la pelea de una gran Ane Aldalur... Los detalles que suman por el grupo y para el equipo. Una victoria celebrada que marca el largo camino de esta Liga.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate