El Correo

araberri

El Sáenz Horeca revalida por segundo año el título de la Euskal Kopa

La plantilla celebra el título en el vestuario
La plantilla celebra el título en el vestuario / Araberri
  • El equipo vitoriano fuerza la prórroga en Azpeitia ante el Gipuzkoa Basket para llevarse una final épica como colofón de la pretemporada

Bien se podría aplicar el refrán de ‘Llegar y besar el santo’ a lo realizado por el Sáenz Horeca Araberri. Tras nueve entrenamientos y tres partidos de pretemporada, el equipo de Arturo Álvarez se alzó de manera sorprendente con el título de la Euskal Kopa, venciendo en la final al remodelado Gipuzkoa Basket. Un trofeo que volverá a ocupar las vitrinas del club vitoriano, tal y como ocurriera la temporada pasada, con el equipo en LEB Plata. Si sirve de buen presagio, las sensaciones que ha ofrecido el equipo araberrista, aún en construcción a falta de la llegada de tres jugadores para completar la plantilla, no pueden ser mejores.

Los alaveses siempre fueron a remolque en el marcador, evidenciando muchos problemas para cerrar su rebote debido a la falta de efectivos en la pintura. De los 19 rebotes ofensivos sacó grandes réditos la escuadra guipuzcoana, que tras el descanso lograba una máxima renta de 13 puntos (42-29), tras los peores minutos de un Sáenz Horeca desnortado.

Tuvo que tocar fondo el equipo de Álvarez para que se encendiera la chispa de algunos de sus jugadores. Fue el caso del griego Papantoniou, el mejor del choque con 19 puntos y 30 de valoración, al que también se unió Zaid Hearst con 26 puntos. Ambos fueron la clave de la remontada que tuvo el punto de inflexión en el empate a 48 tras un parcial 0-10 favorable para los vitorianos.

Remontada

Con fe y deseo, la prórroga fue el destino que le esperaba al Sáenz Horeca para asombro de un Gipuzkoa Basket que bajó su ritmo defensivo en los últimos minutos y no tuvo acierto desde la línea triple, con solo cuatro de 25. Julius y Pardina lideraron la faceta anotadora de los donostiarras que, a pesar de ser superiores en el rebote con 17 capturas más que su rival, no supieron administrar bien sus cómodas ventajas para llevarse un título que tuvieron en la mano. Los cinco minutos extra de juego fueron gestionados mejor por el Araberri que con un parcial 5-9 en la prórroga dio el vuelco definitivo al marcador para hacerse con una nueva edición de la Euskal Kopa.