El Correo

El precio del retorno al codificador

El presidente de la ACB, Francisco Roca, durante la presentación de la Supercopa
El presidente de la ACB, Francisco Roca, durante la presentación de la Supercopa / J.Zapata
  • La ACB podrá repartir 5 esta campaña con el nuevo acuerdo televisivo aún por cerrar con Movistar Plus a cambio de volver a la pantalla de pago

La asamblea general que mantuvieron los clubes ACB la semana pasada en Barcelona sirvió para cerrar el conflicto estival con el Ourense con una medida de compromiso que poco menos que aseguraba la entidad gallega un ascenso para el verano que viene haga lo que haga durante su curso en LEB Oro. Además, el encuentro también fue el marco de presentación de la auténtica gran obra de Francisco Roca, desde que tomó la presidencia de la Asociación de Clubes desde mayo de 2014. El dirigente trasladó a sus asociados los detalles de un nuevo contrato de televisión, con Movistar Plus como nuevo compañero de viaje catódico. Tres temporadas de compromiso con la promesa de poder repartir hasta cinco millones de euros en el primer curso, el que comenzará en la Supercopa de Málaga dentro de dos fines de semana. La cifra puede ser irrisoria si se compara con las que se manejan en el negocio futbolístico, pero es un auténtico maná para un baloncesto ACB que se sabe devaluado y se siente maltratado desde hace demasiado tiempo por Televisión Española y, en menor medida, por las cadenas autonómicas. La propuesta de Roca activó las calculadoras. Los clubes grandes que se mueven en la Euroliga –Baskonia, Real Madrid, Barcelona y Unicaja–, bendijeron el cambio a la pantalla de pago, con más o menos matices pero con unanimidad. Entre el resto de clubes, todo un arco de sensaciones; desde el optimismo de aquellos que ven una inyección de dinero rápido a unas arcas con telarañas hasta aquellos parapetados en el escepticismo. Son los mismos que no olvidan cómo la primera experiencia codificada con Canal Plus, que concluyó en 2002, terminó por esconder el baloncesto ACB al tiempo que auyentaba a patrocinadores.

A pesar de las voces contrarias, todo indica que en en las próximas jornadas la ACB cerrará un nuevo contrato televisivo con Movistar Plus que promete abrir una nueva era. Aunque es más que posible que lo haga sobre la bocina, previa ratificación de los clubes en asamblea, a tiempo para la primera jornada liguera prevista para el segundo fin de semana de octubre. Para la plataforma de pago, supondrá acaparar el paquete completo del baloncesto dado que ya tiene los derechos de la Euroliga y de la NBA en España. Los cinco millones de inversión en la temporada entrante serían la primera piedra dentro de un plan más audaz que promete ir con la chequera por delante e incluso doblar la aportación en la segunda campaña del contrato. De momento, en el este curso inicial deberá convivir con Televisión Española a la que le resta todavía una temporada más de contrato con la Liga ACB, que ingresaba unos escasos 600.000 euros.

Durante este período de cohabitación, el canal público dispondrá de la preferencia en la elección de partidos. Eso sí, queda por dilucidar con claridad cuáles serán las franjas horarias privilegiadas y cuántos partidos será capaz de retransmitir Movistar Plus, con la opción de un carrusel durante las mañanas dominicales sobre la mesa.

Por otro lado, también se van a dar efectos colaterales con el nuevo contrato de televisión que podría afectar al cartel de patrocionadores de la Liga ACB. Por de pronto, la llegada de Movistar Plus supondrá la salida de Orange, cuyo contrato no contempla compartir espacio publicitario con otra firma de telefonía móvil y a la que la Asociación de Clubes deberá indemnizar. Desde a perspectiva de la ACB, este contratiempo supone un pequeño sacrificio ante las optimistas perspectivas de ingresos previstas con el nuevo marco televisivo perfilado por Francisco Roca en sus negociaciones con la plataforma de pago. Desde algunos cuarteles ACB incluso se especula con la posibilidad de que Movistar termine por desbancar en un futuro cercano a Endesa como gran patrocinador de la competición.

ETB, solo Euroliga

Si no hay un giro imprevisto en los próximos días, el baloncesto ACB quedará borrado de las cadenas autonómicas. El contrato con la Forta concluyó al cierre de la pasada campaña y a lo largo del verano los contactos producidos no han dado pie a una prórroga. Canales de larga tradición baloncestística como TV3 o ETB se quedan en el andén ante el aterrizaje de Movistar Plus. Al menos, el ente público vasco todavía emitirá los partidos de la Euroliga del Baskonia durante la campaña 2015-16, la última del contrato trianual suscrito en su momento. Más allá, quedan entre brumas los caminos a tomar por parte del club vitoriano a la hora mantener sus ingresos por derechos televisivos como participante del máximo torneo continental.