El Correo

Alavés - Deportivo (20:45 horas)

Regreso a la senda de los mortales

Los jugadores del Alavés se hidratan tras el calentamiento en Ibaia.
Los jugadores del Alavés se hidratan tras el calentamiento en Ibaia. / Rafa Gutiérrez
  • El Alavés, pletórico y sin alarmas tras vencer al Barça en el Camp Nou, busca su primer triunfo en casa ante el Deportivo, un rival directo por la salvación

El Alavés sufre una especie de síndrome de equipo rebelde. Se desempeña como pocos cuando encarna a un aspirante ante un gran campeón. Tiene pulido su papel de superviviente, no escatima en el esfuerzo y, en las últimas semanas, parece haber recobrado la efectividad en sus ataques. El triunfo ante el Barcelona en el Camp Nou afiló el perfil guerrero de la tropa de Mauricio Pellegrino, quien activó el freno de mano poco después de alcanzar la gesta para que la euforia no viciara la atmósfera del vestuario. Pero la salvación no se construye solo con hazañas en noches aisladas, igual que un maratón no se gana con un maravilloso sprint.

El conjunto albiazul, que esta noche recibe al Deportivo (20.45 horas), ha conseguido un botín con el que nadie soñaba a estas alturas de campeonato, que le han conducido a un estado de ánimo pletórico y ha mantenido las alarmas en silencio. Pero necesita hacer suyo su feudo, mimetizarse con él a la perfección y convertirlo en una auténtica fortaleza, donde sacar puntos sea un infierno para sus rivales. Al Alavés todavía le cuesta algo más llevar la iniciativa que encajar las embestidas y responder con contundencia y sin complejos. Así sucedió en el encuentro ante el Sporting, donde los de Pellegrino apostaron más fuerte y apenas titubearon, aunque sin lograr grandes ocasiones y arrinconar a los asturianos.

El calendario del inicio de campaña parecía ideal para hacer caja en Mendizorroza y plantar cara para sentirse vivo en los feudos del Atlético, el Barça y el Valencia, rival el jueves en Mestalla (22.00 horas). Y el Alavés, que ha desafiado a la lógica y a las «verdades del fútbol», en palabras de su técnico, debe evitar que el escenario sea inverso con tropiezos en casa. Es decir, los de Pellegrino bordarían un inicio histórico si culminaran sus dos noches heroicas con las cabezas de sus rivales más directos en su estadio.

El Alavés tratará de inaugurar su casillero de victorias para enviar así un mensaje nítido al Deportivo. Mendizorroza es un terreno vetado, deberían pensar los gallegos al abandonar la capital alavesa, por mucho que el Sporting escapara con vida en la segunda jornada. Pellegrino anunció que llevarán «el peso del partido». Urdir un ataque resulta mucho más complejo que resistir, y los albiazules aún no son un bloque acabado, ya que han cambiado 18 piezas de su engranaje con respecto a la pasada temporada. Por eso el técnico argentino se puso un margen de nueve o diez partidos para tomar la muestra real de su criatura. Esta misma noche, sin embargo, su equipo tiene un valioso examen para compararse y reconocerse ante un adversario de objetivos similares.

La lógica invita a pensar que Pellegrino volverá a la defensa de cuatro, que tan buen resultado le dio ante el Atlético y el Sporting. La delantera del Deportivo, menguada por la marcha de Lucas Pérez y la lesión de Joselu, poco tiene que ver con los recursos y la intimidación de Messi, Luis Suárez y Neymar en el Camp Nou, donde el Alavés optó por tres centrales. El técnico, de hecho, espera un encuentro similar al del Sporting, por lo que la vocación ofensiva de sus hombres resultará notable. La principal duda, en este sentido, es saber quién acompañará a Marcos Llorente y Daniel Torres en el centro del campo o si apostará por incorporar un mediapunta o, menos probable, un segundo delantero.

En caso de que Camarasa realizara su debut oficial en Mendizorroza, permitiría desplegar un juego más hilvanado y progresivo, mientras que la incorporación de otro ariete obligaría a ser más directos y quemaría un recurso si el encuentro se complica. El excentrocampista del Levante, además, fue presentado con el Alavés como una figura fundamental, aunque llegara escaso de ritmo. Pellegrino, en cambio, aún trabajaba con «dos variantes» el sábado tras su penúltima sesión de entrenamiento.

El Deportivo, mientras tanto, intentará reponerse del triple golpe que supuso perder en Riazor contra el Athletic. Los gallegos protagonizaron su partido más completo como equipo pero cayeron tras un soberbio gol de Raúl García y perdieron por lesión a Joselu, llamado a relevar a Lucas Pérez como goleador, y a Sidnei, una de sus principales garantías en defensa. Gaizka Garitano adelantó ayer que jugará con Andone como único punta, y que podría hacer debutar como titular a Marlos Moreno, cedido por el Manchester City.

Despegue

El Alavés inicia esta noche una sucesión de encuentros que pueden servir como rampa de lanzamiento para consolidarlo de forma definitiva. Recibirá en casa al Deportivo y al Granada, que aún no conoce la victoria, y visitará al Valencia, que ayer certificó su pleno de derrotas en esta recta inicial de temporada. El conjunto albiazul regresa hoy a la senda de los mortales tras su paseo por las nubes de Barcelona, donde deberá alimentar su naturaleza ofensiva para demostrar que es capaz de dominar a sus competidores reales, y no solo de cazar depredadores gigantes.