El Correo

«Me apetece ser padre»

Edu Soto, presentador de ‘El Árbol de los Deseos’ ante el citado árbol, que se va moviendo de colegio en colegio.
Edu Soto, presentador de ‘El Árbol de los Deseos’ ante el citado árbol, que se va moviendo de colegio en colegio. / TVE
  • Edu Soto recorre colegios para hacer realidad los sueños de los niños en 'El Árbol de los Deseos' (TVE). «Les gustaría pasar más tiempo con sus familias»

Edu Soto (Mataró, Barcelona, 1978) ya no es el alocado Neng que revolucionaba el plató del ‘late night’ de Buenafuente. Diez años después de que dejara de lado a ese personaje ha madurado, como él mismo confiesa, y ahora se dedica a intentar cumplir los sueños de niños de diferentes colegios en ‘El Árbol de los Deseos’ (TVE, esta noche, 23.00 horas). «Estoy orgulloso de esto».

– Es usted el nuevo genio de la lámpara mágica…

– He tenido la sensación de estar viviendo algo precioso. Cada vez que iba a un colegio y los niños se ponían contentos me entraban ganas de quedarme a vivir con ellos, incluso he guardado el teléfono de algunos padres con los que he trabado amistad.

– ¿Qué le han parecido los deseos?

– Hemos incentivado a que los niños piensen en otras personas y yo estoy orgulloso de esto. Muchos deseos que hemos cumplido es porque hay problemas económicos detrás y, aunque sea un detalle tonto, una niña nos pidió un perro para su abuelo, para que cuidara de él. No es tan banal como pueda parecer.

– ¿No suelen pedir cosas materiales?

– Claro, es que la manera de procesar de los niños es más sencilla que la nuestra, van directos al grano. Una niña nos pidió que le gustaría que un compañero fuera un superhéroe y pensé que no tenía sentido, hasta que me enteré que este chaval tenía dificultades físicas y la niña quería que no estuviera por detrás del resto de la clase. Es una maravilla de deseo.

– ¿Y si no los pueden cumplir?

– Hay veces que no hemos podido cumplirlos, por eso intentaba dejar mi semillita en los niños de que si pedían algo con fuerza lo podían hacer realidad ellos mismos, que no les hacía falta un árbol de los deseos.

– Por lo que ha escuchado... ¿qué preocupa a los niños hoy en día?

– Muchos eran deseos para los abuelos, porque los padres trabajan y tienen que dejarlos con ellos. Los niños son muy conscientes de que sus abuelos están sosteniendo su familia, y me agrada mucho ese gesto. Creo que les gustaría pasar más tiempo con sus padres.

– Este programa habrá conectado con su niño interior.

– Volver al cole después de tantos años ha estado muy bien, ha sido un viaje muy fuerte al pasado. Fíjate que mi profesora me dijo que nunca iba a llegar a nada, ¡cómo se le puede decir eso a un chaval!

– ¿Y le ha animado a ser padre?

– Pues estamos en ello desde hace tiempo, en una especie de ‘sprint’ final yo y Eva, y nunca se sabe cuándo puede llegar la sorpresa. Con 38 años ya tengo ganas de ser padre y me apetece colgar las botas de soltero, tengo ganas de pensar en otras personas y cuando tienes un niño tu cabeza se va para otro lado.

– ¡A ver si este programa le ha hecho madurar!

– Hombre, que de repente te apetezca ser padre ya es un puntazo. Si hace ocho años hubiera hecho este programa no hubiera estado en el sitio que hay que estar para dar la talla. Ahora estoy bastante sereno, pese a lo que supone entrar en un cole con cientos de niños (risas). No había un aval para que me ofrecieran este programa y aquí estoy.

– ¿El siguiente paso es entrar en ‘MasterChef Celebrity’?

– Pues no se me da mal la cocina, me gusta mucho. No sería descabellado aparecer por ahí porque es un programa que me encanta.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate