El Correo

«No parecen darse cuenta de que yo hago mis propios arreglos, me parece algo sexista»

Björk, durante un concierto.

Björk, durante un concierto. / Toru Hanai (Reuters)

  • Björk protagonizará una sesión de cuatro horas en el Festival Sónar

La cantautora, compositora, artista visual y productora islandesa Björk ha lamentado en el Sónar+D el sexismo hacia su trabajo artístico, y ha lamentado: "Las mujeres producen música electrónica pero rara vez se ven mujeres trabajando y mezclando".

En una conferencia de unos 30 minutos en el XXIV Sónar, festival de Música, Creatividad y Tecnología de Barcelona, que se celebra en el recinto de Montjuïc de Fira de Barcelona, la cantante ha lamentado la falta de visibilidad del papel de las mujeres en la electrónica, y que por ejemplo nunca se ve a Missy Elliott ni a MIA mezclando. "La gente no parece darse cuenta de que yo hago mis propios arreglos, me parece algo sexista", ha dicho Björk, que ya en una entrevista en 2016 en 'The Pitchfork Review' manifestó sus inquietudes sobre la discriminación de la mujer en este sector, lo que dio lugar a la creación de una web donde miles de mujeres colgaran sus fotos mezclando y produciendo.

Ante un millar de personas, la cantante, que no ha permitido la grabación de audio ni imágenes, ha empezado hablando de su infancia en Islandia, un país a diversas horas de vuelo de cualquier punto que obliga a sus ciudadanos a ser autosuficientes, también musicalmente, pero ha agregado que después de 15 años de vivir en Brooklyn (Estados Unidos) la animaron a compartir su biblioteca musical. "Ha sido un largo viaje en el que mi intención no ha sido querer ser dj, sino que prefiero hacer cosas con las que la gente pueda hablar y divertirse", ha añadido la artista, dispuesta la noche de este miércoles a compartir su biblioteca musical en un viaje, del que la gente pueda entrar y salir libremente.

Todas las músicas

Ha avanzado que el 'dj set' será como una celebración de todas las músicas humanas: "Los humanos son jodidamente buenos; no todos ellos; no estoy diciendo el nombre de ningún presidente". Ha avanzado que las dos primeras horas serán muy tranquilas, con música clásica y rarezas de 'world music', con percusión tunecina y r&b de Brooklyn, entre otros, que irán pasando hasta una última hora más bailable.

Ha advertido de que su música no está basada en acordes, como el rock'n'roll sino que "es más lineal y fácil de tocar en un teclado que en una guitarra", y ha añadido que le encanta el pop, por lo que escucha tanto Rihanna como a Chaka Khan. "Para mí es la misma cosa. Es la posibilidad de sumergirse en una canción", ha relatado la productora, que escucha música protoelectrónica estonia de los años 60, 'soundtracks' abstractas, sonidos electrónicos, y hasta música india del taxista que la lleva.

Ha confesado que le gustaría hacer 50 discos antes de morir pero que, trágicamente, solo podrá hacer la mitad de ellos: "Intento expandirme, aprender cada año". "No importa si eres coleccionista de sellos o de insectos o si juegas al ajedrez. Siempre es la pasión que tienes sobre lo que haces", ha dicho la cantante, que para su nuevo disco con Arca ha dejado atrás el drama y explora nuevos territorios.

De su proceso creativo ha explicado que escribe la mayor parte de su música en solitario, con mucho de sí misma en sus letras: "Camino y escribo. Es un proceso lento, como el proceso de arreglos, que es muy detallado, como los bordados y las manualidades". A propósito de su creatividad, ha añadido que le inspiran "cosas extrañas", y que siempre desafía su zona de confort, como un reto del que aprende mucho, lo que le demuestra que lo ruidoso y lo tranquilo pueden ser amigos y unirse los extremos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate