El Correo

Killerkume: «Nos sentimos más valorados cuando salimos de aquí»

Mikel Vega (guitarra) y Joxean Rivas (batería) tocando la semana pasada en París.
Mikel Vega (guitarra) y Joxean Rivas (batería) tocando la semana pasada en París. / Sasha Ivanovic
  • Recién llegado de su segunda gira europea, el dúo bilbaíno de noise rock experimental e instrumental actúa este domingo en Vitoria. «Para una banda es muy enriquecedor ya necesario salir de la zona de confort», recomiendan

Mikel Vega (guitarra) y Joxean Rivas (batería) tocan juntos desde otoño de 2012, tienen 32 y 33 años y Mikel nos informa sobre sus empleos en la vida real: «Joxean curra en un taller de mecanizado, entre viruta, y yo actualmente soy profe de la ESO y trabajo entre hormonas en ebullición». Pues nada más, interrogamos a Mikel sin más dilaciones mientras suena en Bandcamp su último larga duración, 'Industrial Sunbath' (Baño de sol industrial).

- Musicalmente tenéis largo currículo, ¿no? Y además en la actualidad los dos tocáis en otros grupos aparte de Killerkume.

- Joxean ha estado en Ximel, Mirage, The Noise Of Wind… Y yo en Loan y Hauts. En la actualidad tenemos varios proyectos aparte de Killerkume: Orbain Unit, donde tocamos ambos, Zørra, Black Earth… Aparte, tanto Joxean como yo también participamos en improvisaciones libres con más gente. ¡Ah!, y dentro de poco también me estrenaré con otro trío que hemos montado Unai Positiva (batería), Iñaki Meido (guitarra) y yo (bajo). Aún no tenemos nombre.

- Háblanos un poco de Orbain Unit, una suerte de supergrupo de lo minoritario que ha lanzado el disco titulado ‘Suiseki’. ¿También se le puede calificar de experimental?

- Miguel A. García (director del Zarata Fest y músico experimental bajo el alias de Xedh) nos propuso montar un combo de improvisación solamente para tocar en una edición el festival, pero vimos que los ensayos funcionaban y nos motivaba muchísimo darle continuidad al proyecto. Al figurar todos nosotros a la vez en otros grupos a los que les damos más prioridad (Akauzazte, Los Plomos, Killerkume...), Orbain Unir no se es proyecto tan activo como Killerkume, pero intentamos aprovechar el tiempo y los recursos al máximo. El disco ‘Suiseki’ lo grabamos en el local en una tarde. Es todo improvisado.

- ¿Qué tal ha funcionado este disco?

- Para no estar editado todavía en formato físico, ha recibido muy buenas críticas por parte de un par de medios especializados en free jazz y en propuestas más arriesgadas. Curiosamente, ambos medios son ingleses. Ya tenemos ganas de grabar el segundo disco.

- ¿Puedes definir el estilo de Killerkume? ¿Es más metalero que el de Orbain Unit?

- Tiene un punto más hardcore que Orbain Unit. Creo que la base de la banda es noise-rock. Al menos ese es el punto de partida donde iniciamos el camino. Rock por formato, con amplis y batería potentes, pero siendo el ruido un ingrediente principal, con todos los matices y dimensiones que puede aportar. Cierto es que con el tiempo la propuesta se ha abierto y que otro elemento determinante ha entrado en juego a día de hoy: la improvisación. Pero me gustaría aclarar que no improvisamos todo el rato: en el disco las partes compuestas y partes improvisadas van alternándose o fusionándose.

- Claro, claro…

- También damos muchísima importancia a las posibilidades tímbricas de cada instrumento. La batería se expande con elementos de percusión lejanos al rock en su sentido más clásico, acercándose a conceptos percusivos más arraigados en estilos como el free jazz. En cuanto a la guitarra, más de lo mismo: en momentos concretos se buscan texturas y colores que pueden estar más cerca de la música electrónica o de la improvisación libre que de la guitarra rock.

Sesión de vídeo con mucha luz del dúo en acción

- Dinos unas palabras sobre 'Industrial Sunbath' (Baño de sol industrial). Ha habido quien lo ha señalado entre lo mejor de 2016.

- 'Industrial Sunbath' es una coña seria. Quizá haya algo de dualidad o elementos que confrontan. Eso siempre es interesante. Nos gusta utilizar la ironía y el humor en algunos de los títulos de nuestros temas, pero siempre apuntando hacia algo. Cada cual que lo interprete como quiera y todo eso.

- ¿Es un repertorio industrial?

- Suponemos que, habiendo crecido en entornos industriales, algo de eso también habrá.

- ¿Notáis en él vuestro crecimiento como grupo? Este repertorio me parece más nervudo y vivaz que el de trabajos anteriores vuestros.

- El crecimiento yo creo que es evidente. Posiblemente en este disco haya menos peso y cemento monolíticos y más nervio y dinamismo. Más agilidad.

- Está en Bandcamp y también lo habéis editado en LP. ¿Por qué?

- El disco está en Bandcamp, en streaming y en descarga gratuita o de aportación libre, que no sé si se dice así. Nos parece estupendo que el disco se descargue y que circule por la red. Lo hemos editado en LP porque el proceso de grabación comenzó en analógico y creíamos que era lo más conveniente. Dicho esto, no creemos que el formato LP prevalezca sobre ningún otro. No te voy a mentir: los LP atraen como objeto, pero también es cierto que hay mucho fetichismo y tontería en torno a ello. Lo que realmente importa es que haya producción y disponibilidad de espacios para escuchar, también gratuitos. Hoy en día existe un sinfín de plataformas digitales que posibilitan mostrar tu música, y no por ello son menos válidas que el formato analógico.

- ¿Qué público tenéis? ¿Más masculino que femenino?

- De todo tipo. Desde gente que no ha tenido contacto previo con nuestro estilo y se acerca por curiosidad, hasta freaks absolutos del underground. Nos parece fenomenal que el espectro sea así de amplio.

- ¿Cómo son vuestros directos?

Al entrar el elemento improvisación en la ecuación, nuestros directos son ahora más imprevisibles. ¡Incluso para nosotros mismos! Es una forma de interactuar que nos atrae, ya que dependiendo de un montón de factores el concierto puede tirar hacia un lado u otro. Lo que sí nos gusta es mantenerlo todo intenso, y que no decaiga la tensión, haya dinámicas más altas o más bajas.

- La semana pasada, del 7 al 13 de abril, habéis estado de gira europea. Era segunda. Pero antes, Mikel, cuéntanos cómo fue la primera: bolos, países, kilómetros, si cubristeis gastos y si vendisteis mucho merchan.

-Fue en navidades de 2015-16. Dimos doce bolos en Italia, Holanda, Alemania y Francia. Fueron unos 10.000 kilómetros en total. De cubrir gastos anduvimos justitos. Discos y merchan donde más movimos fue en Alemania, con diferencia.

- Para esta reciente segunda gira europea salisteis con Viva Bazooka, otro dúo guitarra batería instrumental, este paraguayo-vitoriano.

- Son compañeros de batalla desde hace años y una peña de puta madre. Nos partimos la caja fácilmente en su compañía, cosa que aporta puntos extra para una gira conjunta. Además, sus directos son eléctricos y de desencajar cadera. ¡Que estábamos de vacaciones!

- ¿Y cómo ha salido este segundo eurotour de la semana pasada? ¿Dónde dormíais? ¿Cómo viajasteis?

- Dormimos donde nos alojaba el promotor de cada sitio, que podía ser una casa, un hostal o en el mismo garito. Llevamos nuestra furgo, porque lógicamente alquilar una sale por un pastón. Los sitios donde hemos tocado esta vez han sido Tolosa, Burdeos, París, Estrasburgo, un día de descanso en Ámsterdam, y la última fecha fue en Bruselas.

- ¿Y el merchan ha tenido salida?

- Lo del merchan y los discos, pues depende. En algunos bolos se mueven más, en otros menos. Pero lo cierto es que la única manera de moverlos es tocando y saliendo fuera. Si te quedas en Bilbao te comes las copias, eso seguro.

- ¿Qué tipo de peña os ha ido a ver?

- Diría que era gente habitual de cada espacio, la que suele acudir a este tipo de bolos bien por curiosidad o porque conoce algo de las bandas. Obviamente, hablamos de un público abierto a este tipo de propuestas.

- ¿Estáis animados para un tercer eurotour?

- La verdad es que salir a tocar fuera nos motiva muchísimo más que tocar en Bilbao para colegas. Somos bastante aventureros y estamos muy motivados para un tercer, cuarto o quinto tour. A ver si este año se puede hacer algo más. Reino Unido e Irlanda sería brutal para una próxima salida. Ya veremos.

- Ojalá…

- A pesar de que para muchísimas bandas salir al extranjero supone un sacrificio y una incomodidad por muchos factores: trayectos de carretera, tocar ante absolutos desconocidos, las diferencias culturales a la hora de tratar con gente, etc. Solamente habremos tocado un par de veces en Bilbao, y honestamente nos sentimos bastante más valorados cuando salimos de aquí. Creo que para una banda es muy enriquecedor, y hasta necesario, salir de la zona de confort.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate