El Correo

«Mis canciones no son agresivas, busco sugerir»

El artista ha recorrido medio mundo girando con sus anteriores trabajos
El artista ha recorrido medio mundo girando con sus anteriores trabajos
  • El ex Vacazul presenta el sábado en Jimmy Jazz ‘El Pasajero’, su cuarto disco de estudio grabado en Arizona y cargado de experiencias viajeras

Depedro es el nombre artístico desde el que lanza sus mensajes al mundo Jairo Zavala, el músico madrileño que asegura que su viaje favorito siempre es «el de vuelta a casa». Acaba de presentar ‘El Pasajero’, su cuarto disco de estudio grabado en Tucson (Arizona) en el que mezcla el pop con ritmos latinos, africanos y americanos; un trabajo que ha recibido las influencias musicales de sus viajes por todo el mundo. Tras pasar por bandas como Vacazul y Amparanoia, Jairo compara Depedro, su proyecto más personal, con un camino lleno de alegrías. Una buena dosis de positividad de la que podrá beber el público este sábado (29 de octubre) a partir de las 22.00 horas en la sala Jimmy Jazz.

–¿Cómo definiría su último álbum?

–Es el cuarto disco de este camino que tantas alegrías me ha dado llamado Depedro y en esta ocasión me ha costado bastante terminarlo. Sobre todo se ha alargado el proceso compositivo, pero ha habido muchas cosas que me han ayudado durante estos tres años. Una de ellas ha sido nutrirme de experiencias, entre ellas el documental que he grabado en el África Occidental, en Senegal, del que he extraído un par de canciones que al final han sido parte del álbum. Creo que el título ‘El pasajero’ le va muy bien al álbum porque este disco tiene eso, ese pasajero que viaja, es permeable a lo que pasa alrededor, va asimilando músicas e ideas nuevas y las incorpora para vestir las canciones.

–¿De dónde son esas influencias de las que habla?

–Durante la última gira hemos viajado a muchos sitios. Yo pillo las influencias que puedo y, por el camino, intento vestir las canciones con esos colores sin perder la identidad de Depedro para que cualquiera que oiga mi música la reconozca, y creo que es algo que he conseguido. Todo lo extraigo de viajes de gira, pero mi viaje favorito siempre es el de vuelta a casa.

«Uno no es sino lo que vive»

–¿De qué tratan sus canciones?

–Hablan de muchas cosas, pero siempre de experiencias y, a veces, son autobiográficas. Sobre todo me gusta utilizar la inspiración que tengo más a mano, como las cosas cotidianas o lo que le pasa a mi familia y a mis amigos.

–Nombra las experiencias, ¿qué parte del disco suponen las suyas propias?

–Tengo muy claro que sin estos viajes, sin las experiencias que he vivido, este habría sido otro disco diferente. Uno no es sino lo que vive.

–Define sus canciones como pequeñas y sencillas, ¿qué significa eso exactamente?

–Que no tienen grandes alardes ni estridencias. Si los oyentes están buscando que mi canción les dé un puñetazo o que sea una cosa agresiva o salvaje no lo van a encontrar. Yo soy más de preámbulos, prefiero sugerir.

–¿Por qué decidió grabar en analógico?

–A mí el analógico me permite captar mejor la emoción y el momento de cada canción. Y no es que esté en contra de las nuevas tecnologías, pero así me obligo a tener que tomar decisiones en el momento, porque una vez grabado no se puede editar. Hay que tocarlo de verdad.

–¿Cómo surgió la colaboración con Enrique Bunbury para el tema DF?

–Le conocía de antes, mi buen amigo el periodista Ángel Carmona me dijo que a Enrique le gustaría esa canción y le llamé. Fue súper cariñoso, le encantó y surgió, sin más. Las cosas son fáciles cuando las personas son generosas.

–¿Sigue algún tipo de rutina a la hora de escribir o es complicado con tanto viaje?

–Busco calma y esa es una de las cosas por las que he tardado más en terminar este disco. He estado muy liado y necesito la tranquilidad de mi casa para pensar, hasta que me sale la canción. Guardo ideas en los viajes pero siempre escribo en casa.

–En estos momentos se encuentra prácticamente al inicio de la gira, ¿qué sensaciones le invaden?

–Estoy muy contento y con ganas. Es verdad que estamos empezando, pero ya noto que la gente no se ha olvidado de Depedro y están ahí con su sonrisa y su cariño. He sentido muy buena energía y muy buen ‘feedback’.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate