El Correo

Una sospechosa fiebre por la lectura

Dos jóvenes leen algunos de los pocos libros que quedan en la plaza sevillana.
Dos jóvenes leen algunos de los pocos libros que quedan en la plaza sevillana. / EFE
  • Los ladrones se hacen con gran parte de los 1.500 libros que una editorial colocó en una plaza de Sevilla para su libre uso

La editorial Punto Rojo tuvo una idea para celebrar el centenario de la Plaza de España de Sevilla. Ya que su arquitecto, Aníbal González, era un apasionado de la lectura e instaló estanterías anexas en cada uno de los bancos de la plaza, decidieron que era el momento de llenarlas de libros para que los sevillanos se sentaran y disfrutaran de un buen rato de lectura. Colocaron 1.500 libros la pasada semana. Y la mayor parte de ellos ha desaparecido. Los han robado. Un suceso que ha tenido mucho impacto en la capital andaluza y que ha llevado a sus ciudadanos a preguntarse cómo una iniciativa tan civilizada puede acabar con un acto masivo de barbarie.

Los editores no se dan por vencidos y esperan que muchos de estos libros sean devueltos tras ser leídos. Uno de los responsables de la empresa, Chema García, adelanta que esta semana van a colocar otros 300 volúmenes en los anaqueles de la Plaza de España. «No perdemos la confianza en que la gente no sólo los devuelvan, sino que además, como indicábamos en las normas de uso, también estamos expectantes para ver si las personas son capaces de traerse de sus casas libros suyos personales que quieran dejar para que otras personas puedan disfrutar de ellos», expone.

García dice que han recibido» muchos comentarios positivos por internet en los que la gente aplaude la iniciativa». El Ayuntamiento también les ha felicitado, aunque no ha aclarado si se va a involucrar con la conversión de la plaza en una biblioteca al aire libre.

Las que sí han contactado con Punto Rojo para colaborar con el proyecto son otras editoriales. Es el caso de Babidi-bú, especializada en literatura infantil y juvenil, y la madrileña Cultiva Libros. La mayoría de los autores de Punto Rojo son sevillanos y del resto de Andalucía. Su labor consiste en facilitar los medios, previo pago, de todos los que quieran publicar sus obras.

Temas