El Correo

La tristeza cósmica de Slava Polunin, un payaso genial

Vídeo

'Slava's Snowshow'.

  • «Soy un espía del mundo infantil en el mundo adulto», dice el clown ruso, que regresa a los escenarios españoles con 'Snowshow'

  • Un espectáculo poético y minimalista que han visto más de cuatro millones de personas en todo el mundo

Con el gesto y elementos escénicos básicos Slava Polunin es capaz de ablandar el corazón más pétreo. Genial payaso de tristeza cósmica, este clown ruso podría ser hermano de Charlie Rivel, primo de Marcel Marceau, coleguita de Charlot o criatura de un lienzo del Bosco. Considerado como uno de los mejores payasos del mundo, su tierna y triste figura, tanto como el alma rusa, regresa los escenarios españoles para sembrarlos, paradójicamente, de alegría. «Soy un espía del mundo infantil en el mudo adulto», se presenta el también creador y presidente de la 'Academia de los locos'.

Vuelve con 'Slava's Snowshow', espectáculo en el que la poesía y magia van de la mano para y que ha cautivado a más de cuatro millones de espectadores durante dos décadas. Estará en los teatros del Canal de Madrid hasta el 9 de octubre y viaja después a Canarias.

Slava Polunin (Novosil, Rusia, 1950) pertenece a la familia del Cirque du Soleil con el que colaboró el el legendario espectáculo 'Alegría'. Ha recorrido los cinco continentes e interpreta desde 1993 esta pieza que tras más de 6.000 representaciones no pierde frescura ni capacidad de sorpresa. Un montaje que atrapa a públicos de todas las edades y en que Slava es capaz de desatar una tormenta ártica de dimensiones bíblicas ayudándose solo de tiras de papel, un ventilador, potentes luces y los acordes de 'Carmia Burana' de Carl Orff.

«Quiero pasarlo bien y hacer que disfruten los demás, transmitirles alegría», dice Slava, que curiosamente lo logra explotando su mímica y su vis trágica. Sin renunciar la clásica nariz roja, con andrajosos atavíos, elementos tan simples como una maleta, una escoba, gigantescos globos, cuerdas, hilos, un perchero o una gabardina son la fantásticas herramientas de un Slava que bordea la tragedia para provocar la carcajada.

Se ufana de que su propuesta, casi minimalista y de enorme belleza, «es cada día diferente». «Es un espectáculo vivo que no se ensaya», asegura. Puede variar así el número de artistas que hay en el escenario, el orden de las escenas y la interacción con el público encadenando sorpresa tras sorpresa.

«Técnicamente es complicado pero para el espectador es muy fácil» dice de un montaje preñado de efectos especiales que «dejan patidifusos a los técnicos de muchos teatros en los que recalamos». «Al principio se ríen y luego nos piden que les enseñemos cómo se puede lograr tanto con tan poco» explica Polunin de su propuesta de carácter «circense, poético e intemporal». «Despierta la imaginación de públicos de todas las edades y lleva a los adultos de vuelta a su infancia», dice.

Polunin se formó en el Instituto Ingeniero-Económico de Leningrado, pero nunca dejó de lado el «arte de la pantomima» que comenzó a practicar de adolescente. Se hizo popular en los años 70 con unos espectáculos que mezclaban sueños y cuentos de hadas. Explica que su fuente de inspiración está «en la tristeza poética de la bufonería de Leonid Engibarov, la filosofía refinada de la pantomima de Marcel Marceau y la humanidad y el cómico patetismo de las películas del gran Chaplin».

Su mayor orgullo no es, con todo, que le llamen «eI mejor clown del mundo», sino presidir la 'Academy of Fools' (Academia de los locos) creada por él mismo en 1990 «para proporcionar a la gente que sabe cómo divertirse en la vida un modo de ser feliz». «Es una institución que se opone a la vanidad y el exceso de seriedad del mundo. Su finalidad es que la gente no pierda la habilidad de sonreír al oler una flor, tumbarse en la hierba o mirar al cielo. Sirve para asegurarnos de que todo esto no desaparezca de la vida», resume

'Snowshow' continuará su gira española en Canarias. Estará en el teatro Guimerá de Tenerife entre los días 12 y 16 de octubre y en el teatro Cuyás de Gran Canaria del 19 al 23 del mismo mes.

Temas