Una noche en el Zaldiaran con más estrellas que en el cielo

Eceiza, Berasategui, Dacosta, Arguinzóniz, Roca, Atxa y Antón hincan el tenedor al crítico homenajeado./Rafa Gutiérrez
Eceiza, Berasategui, Dacosta, Arguinzóniz, Roca, Atxa y Antón hincan el tenedor al crítico homenajeado. / Rafa Gutiérrez

Chefs célebres e ilustres televisivos se dieron cita este lunes en el restaurante vitoriano en una velada inolvidable

Joseba Fiestras
JOSEBA FIESTRAS

Las viandas mandan, lógicamente, pero el entorno y la compañía hacen que sepan aún mejor. «Yo soy cocinero gracias al Zaldiaran», apuntaba Pepe Rodríguez, el de Masterchef, que recordaba cuando, de adolescente, vio el anuncio del Congreso Nacional de Cocina de Autor que creó Gonzalo Antón hace décadas y se dijo: «Esto es lo que quiero hacer». Y llegó a Vitoria y coincidió, entre otros, con Martín Berasategui, otro grande que este lunes sonreía entre amigos al son de su famoso «¡garrote!». El donostiarra se abrazó a su colega Pedro Subijana, que aterrizó en el comedor vitoriano con su hija, Oihana Subijana, gratamente sorprendida al reconocer «al aita en una foto de los años 70».

La instantánea es una de las muchas que decoran el restaurante que ayer rebosaba fama. Los periodistas José Ribagorda, de Telecinco, y Pepa Fernández, de RNE, no quisieron perderse la sabrosa cita y saludar a los grandes cocineros que remataban sus recetas entre cariño y cariño.

Más información

En Zower está De Librije, el restaurante tres estrellas Michelín del chef Jonnie Boer, uno de los mejores maestros de fogones de Holanda (y del mundo). Ubicado en una antigua prisión de mujeres de gruesos muros de piedra, conserva las puertas de seguridad y las rejas, y su interiorismo tiene un estilo muy Dolce&Gabbana, como la llamativa americana en tonos dorados que lució en la capital alavesa, donde llegó acompañado por su mujer, Thérèse Boer, gran experta en vinos. Nada más llegar se toparon con Rafael Ansón, presidente de la Real Academia de Gastronomía de España e Iberoamérica. Y desde Alemania llegaron Joachim Wissler y Miguel Calero, chef y maitre, respectivamente, del restaurante Vendôme del Gran Hotel Schloss Bensberg de Colonia.

El buen ambiente reinó en el Zaldiaran, a pesar de que el gran éxito de convocatoria supuso un jaleo importante entre idas y venidas. El que estaba encantado era Rafael García Santos, que recibía el homenaje de los suyos en una velada muy especial. El crítico gastronómico cosechó lisonjas por parte de los muchos profesionales del puchero que se dieron cita en el comedor de la Avenida de Gasteiz. «Te ponía a caldo a la cara, pero luego lo escribía con un criterio y una delicadeza exquisita», decían algunos de los chefs que se han visto ‘juzgados’ por el maestro.

Joan Roca, Berasategui, Quique Dacosta, Eneko Atxa, Bittor Arginzoniz y, cómo no, Patxi Eceiza elaboraron la cena del encuentro de Alta Gastronomía que reunió a hosteleros de 27 provincias españolas que sumaban alrededor de 70 estrellas Michelín y 62 Soles Repsol.

Otro crítico de postín que no faltó fue José Carlos Capel. Carme Ruscalleda, la cocinera con más estrellas Michelin del mundo, acudió al banquete acompañada de su esposo, Toni Balam. Ambos comenzaron trabajando juntos en la tienda de la casa de ella, lugar que fueron poco a poco transformando en el embrión del restaurante Sant Pau. Hoy tienen comedores en Sant Pol de Mar, Barcelona y Tokio.

Fotos

Vídeos