Vuelve el escapulario

Ángel Resa
ÁNGEL RESA

Vuelve el escapulario. Dícese del recipiente de cristal enfundado en una especie de preservativo en tono Burdeos -perdón, Rioja, por supuesto que Alavesa- que los asistentes a las carpas de Vitoria portan el cuello siempre por estas fechas. Es decir, con el advenimiento anual de Ardoaraba en el puente de esa Constitución vilipendiada por algunas bocas catadoras que tan bien viene para juntarla a la Inmaculada -viva la Virgen sin mácula, cabe mencionar aquí- y montarnos un acueducto o puente de múltiples ojos ‘a la segoviana’. Recuerdo que hace unos cuantos diciembres se dejó de programar el acontecimiento, pero al cabo volvió como algo consustancial que jamás se hubiese ausentado del calendario.

Bueno, hay quienes se hincan de hinojos frente a seres de carácter celestial y otras personas que se decantan (obsérvese la propiedad del verbo hablando de servir y ofrecer vino) por rendir tributo a Baco, divinidad romana y rey de copas en esta tierra de barajas. Las que precisamente llevan al cuello como cencerros casi inaudibles los devotos de la feria anual distribuida en las ‘jaimas’ de tres plazas: de los Fueros, del Machete y de la Provincia. Porque hay devotos habituales al monarca de las barricas, decoradas desde este año como lienzos artísticos de libre expresión.

Sí, ya no se trata sólo de consumir el fruto de la vid que plantamos al sur del territorio histórico o al norte lindante con Bizkaia en forma de txakoli. Esta edición de Ardoaraba que descorchará sus últimas botellas el próximo domingo incluye señuelos para atraer aún más al personal indeciso. Me refiero a las rutas turísticas por nuestros palacios -que de ellos, al igual que de los buenos caldos de la tierra, vamos servidos-, los talleres infantiles (ojo, no se nos vaya el alcohol de las manos), el txoko gastronómico o la alianza de la feria con bares interesados en el proyecto. Quizá se trate de fomentar la cantera, labor ardua-araba entre una juventud que viene ofreciendo las anchas espaldas del primo de Zumosol al jugo de las cepas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos