La vitoriana que viste a Kate Middleton

Patrica Sancho con Alice Temperley, dueña de la firma./Instagram
Patrica Sancho con Alice Temperley, dueña de la firma. / Instagram

Patricia Sancho dirige Temperley London, firma fetiche de la duquesa de Cambridge y de una legión de ‘celebrities’

DAVID GONZÁLEZ

Pasar del colegio Ursulinas (ahora Urkide) a la cumbre de la moda británica es posible. Semejante tránsito se anuda con muchísimo esfuerzo, un plus de amor propio y una desbordante capacidad de aprendizaje. Patricia Sancho lo ha cubierto. Y a velocidad de vértigo. Desde hace un año es la CEO -consejera delegada o directora ejecutiva, como prefiera- de Temperley London, la marca de lujo británica que arrasa entre las ‘celebrities’ más internacionales.

Madonna, Rita Ora, Catherine Zeta Jones, Anna Hathaway -y en España, Penélope Cruz, Sara Carbonero o Paula Echevarría- suelen lucir creaciones de esta firma. Su fundadora y alma máter, Alice Temperley, goza de un prestigio superlativo. Su sempiterna apuesta por los estampados y el romanticismo presume además de una cliente fetiche. Nada menos que Kate Middleton, la duquesa de Cambridge. Cada vez que la futura reina de Inglaterra acude a algún acto con un vestido de esta marca, las ventas se disparan. Y eso que no suelen bajar de los mil euros.

La responsable ejecutiva de esta compañía aún poco conocida por estos lares creció entre las Ursulinas, las instalaciones del Estadio y el barrio de San Martín. Nacida en Burgos por el trabajo de su padre, Patricia es un claro ejemplo de superación personal. En 2003, con 25 años, hizo las maletas hacia el Reino Unido a la caza de un sueño; trabajar en el mundo de moda. Fue para un año y ya no volvió.

Tras graduarse en administración de empresas y en márketing, su vida laboral se encaminaba hacia el motor. «Trabajaba para el grupo Volkswagen, pero me di cuenta de que no me gustaban tanto los coches», rememora desde el cuartel general de Temperley, en el elitista barrio londinense de Mayfair. «Estaba en Barcelona, en un ‘meeting’, y se me encendió la bombilla. Pedí un año de excedencia. Les dije que me iba a Londres a aprender inglés», cuenta con un marcado acento ‘british’.

Aterrizó en la ‘City’ sin conocer a nadie. «Pensaba que mi nivel de inglés era bueno y ¡no me entendían!». Tenaz, hizo un currículo «en ‘spanglish’, me puse mi traje y unos tacones y me recorrí todas las tiendas de lujo». Le cerraron las puertas «un montón de veces». Hasta que entró en Burberry. «Vieron algo». Empezó como dependienta. Seis meses. De ahí a compras. «Sabía que tenía que empezar de abajo, entender el producto y al cliente, mejorar el idioma». El sacrificio como lema. «Muchos recién graduados de la universidad se creen que por tener un título pueden cobrar alto, pero hay que luchar por ello».

Paula Echevarría y el Festval

Ya como ejecutiva pasó a Armani. Abrió tiendas por todo el planeta. Hace cuatro años, Temperley London la fichó. Su jefa es una especie de Agatha Ruiz de la Prada. Adorada por la prensa anglosajona, cada nuevo vestido suyo sólo recaba halagos. Escribe libros. Hasta su vida privada es noticia. Hoy presenta colección en la London Fashion Week.

Patricia desembarcó con el reto de internacionalizar la marca. «Ahora se ven los resultados», dice. En cualquier alfombra roja las ‘celebrities’ sacan alguno de sus vestidos. Hasta en Vitoria. Paula Echevarría lució en el último Festval un ‘poppy field dress’ valorado en 1.500 euros.

«Las ventas también reflejan nuestro plan». Aparte del mercado británico, Temperley está presente en treinta países. España se encuentra en su radar. Así que lanzamos un capotazo y le mentamos el plan de Juan Mari Uriarte para revitalizar el centro. «Suena bien. Claro que estaríamos dispuestos a hablar».

¿Y Kate? ¿Cómo es en las distancias cortas? «No, no, no puedo contar», se escuda. Prefiere hablar en plural. «Las conoces y son personas normales que también quieren sentirse bien. ‘Confidences’ (con confianza). Y estar guapas, como cualquier mujer. Este trabajo te da la oportunidad de conocer a gente muy interesante, con talento».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos