Vitoria revisa varias bolsas de trabajo para certificar que no hay delincuentes sexuales

Fachada principal de la Casa Consistorial de Vitoria./Ricardo del Val
Fachada principal de la Casa Consistorial de Vitoria. / Ricardo del Val

Seis grupos de interinos del Ayuntamiento tendrán que demostrar que no cuentan con antecedentes penales, como ya hicieron los fijos

Ander Carazo
ANDER CARAZO

Los miembros de seis bolsas de trabajo del Ayuntamiento de Vitoria tendrán que certificar que no cuentan con antecedentes penales relacionados con delitos sexuales. Esta medida afectará a puestos que tienen un contacto directo con niños y los candidatos tendrán de plazo hasta el 28 de febrero para presentar la documentación que certifique que no forman parte de ningún registro de este tipo, según una circular interna del Consistorio a la que ha tenido acceso EL CORREO. Por esa razón se revisará la lista de personas aptas para sustituir a funcionarios fijos en las plazas de psicólogo, educador social y trabajador social del área de Infancia y Familia, así como el profesorado de la Academia de Folklore y los educadores y el personal de limpieza de las haurreskolas y los colegios.

«Las personas con estas certificaciones (de no haber cometido ninguna clase de delito sexual) tendrán prioridad en la contratación para puestos con estas características. En caso de agotarse la lista, se procederá a seleccionar entre las personas que no hayan presentado la certificación, no pudiéndose iniciar el contrato hasta su presentación», recalca el documento.

Los grupos

Área municipal de Infancia y Familia.
Los aspirantes a ocupar una plaza de psicólogos, educadores sociales y trabajadores sociales.
Red de escuelas infantiles.
Educadores infantiles.
Escuelas infantiles y primaria.
Personal de limpieza 1.
Academia de Folklore.
Profesorado en general.

Esta decisión ni responde a sucesos recientes ni a la existencia de sospechas. Y es que la Ley de Protección Jurídica del Menor estipula desde 2015 que los trabajadores deben carecer de antecedentes de este tipo y, por eso, los primeros que lo tuvieron que demostrar fueron los miembros fijos de la plantilla del Ayuntamiento, como apuntan las fuentes consultadas.

Respeto y profesionalidad

La norma estipula que para trabajar con niños se debe demostrar «no haber sido condenado por sentencia firme por algún delito contra la libertad e indemnidad sexual, que incluye la agresión y abuso sexual, acoso sexual, exhibicionismo y provocación sexual, prostitución y explotación sexual y corrupción de menores, así como por trata de seres humanos».

«Los menores y las familias que son atendidas por nuestro ayuntamiento tienen que acudir a nuestros servicios educativos o asistenciales con la tranquilidad de que van a ser tratados con respeto y profesionalidad», destaca la concejala de Función Pública, Jaione Aguirre, sobre esta medida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos