Vitoria regulará sus lonjas juveniles con una ordenanza a partir del próximo año

Varios jóvenes se divierten viendo la tele y jugando a las cartas en una lonja de Vitoria./Igor Aizpuru
Varios jóvenes se divierten viendo la tele y jugando a las cartas en una lonja de Vitoria. / Igor Aizpuru

El Gabinete Urtaran pone en marcha un proceso participativo para fijar unas condiciones mínimas de seguridad y salubridad en estos locales

IOSU CUETO

Unos 6.000 jóvenes vitorianos comparten lonjas en las que ven la tele, escuchan música, toman algo o juegan a la consola. En estos locales establecen sus propias normas, comparten gastos y se libran del control adulto, por lo que se convierten en un refugio perfecto para pasar el tiempo libre. Pero en ocasiones el limbo legal que rodea a estos espacios puede convertirse en un problema. En ocasiones el grupo invita a amigos que abarrotan la estancia, o incluso instalan pequeñas cocinas sin contar con la ventilación adecuada. La mayoría de las cuadrillas tiene un comportamiento ejemplar, pero el Ayuntamiento calcula que el 21% reconoce tener problemas con el vecindario.

Por todo ello, según ha podido saber EL CORREO, el Gabinete Urtaran ha decidido poner en marcha un proceso participativo para cumplir con la petición realizada hace tres años por el Síndico, Martin Gartziandia, de elaborar una ordenanza municipal que regule las «condiciones mínimas» de uso de las cerca de 400 lonjas juveniles repartidas por toda la ciudad. El texto definitivo estará listo «en marzo» de 2018 y la primera reunión para abordar esta cuestión se celebrará el miércoles, a las seis de la tarde, en el centro cívico El Campillo, dentro del Elkargune de Juventud. El Consistorio intentará «enriquecer» el borrador de ordenanza realizado durante la pasada legislatura con las aportaciones de los colectivos juveniles y los técnicos municipales.

El concejal de Juventud, Iñaki Prusilla, asegura que «hay que poner en valor los espacios de ocio autogestionados y romper con la imagen negativa que muchas veces se refleja en la sociedad. Son lugares que fomentan la autonomía y la responsabilidad de las personas jóvenes: deben buscar el local, alquilarlo, elegirlo entre un grupo de jóvenes, establecer su normativa interna y repartirse tareas. Pero al mismo tiempo, influyen en la vida del resto de la comunidad, y deben asumir ciertos compromisos y obligaciones para facilitar la convivencia». El edil jeltzale agrega que «existe un vacío normativo que hace que surjan dudas sobre derechos y obligaciones de las partes implicadas y en algunas ocasiones falta de seguridad».

Derechos y obligaciones

Con este debate y la posterior ordenanza, Vitoria intentará cumplir varios objetivos. Entre ellos, que estos espacios autogestionados «convivan con normalidad» con los vecinos del entorno; «mejorar la seguridad» tanto de los chavales como de las comunidades cercanas; y proporcionar «una información clara» sobre los trámites exigidos para alquilar una lonja y los derechos y deberes que implica su uso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos