Un monolito recuerda a las mujeres encarceladas durante el franquismo en Vitoria

El monolito ha sido destapado este jueves./Jesús Andrade
El monolito ha sido destapado este jueves. / Jesús Andrade

La placa se ha inaugurado este jueves frente al colegio Sagrado Corazón, donde se ubicaba la antigua cárcel femenina de Vitoria

Sara López de Pariza
SARA LÓPEZ DE PARIZA

La esquina de las calles Manuel Iradier y Fueros acoge ya una nueva placa relacionada con la memoria histórica. El monolito, inaugurado este jueves por el alcalde de Vitoria, es un homenaje a todas las mujeres encarceladas durante la Guerra Civil y la dictadura franquista en la prisión que ocupaba el lugar en el que en la actualidad se ubica el colegio Sagrado Corazón. Al acto han acudido representantes de todos los grupos políticos que acompañaron a Maruja Ruiz, hija de una presa de la época, y que no ha querido perderse el momento.

«En el caso de las mujeres la represión fue doble. Por una parte, se les sometió a una represión ideológica por oponerse a la sublevación y al régimen franquista, pero además sufrieron la represión de género por participar en la vida pública, adoptando un rol que no les era permitido», ha destacado Gorka Urtaran, que también ha recordado que las mujeres ‘señaladas’ eran obligadas a tomar aceite de ricino por las calles de la ciudad y se les rapaba el pelo y las cejas. «Gracias a esas mujeres que lucharon por la libertad, los Derechos Humanos y la democracia, hoy podemos hablar de igualdad, aunque todavía quede camino por recorrer», añadía.

La placa, escrita en cuatro idiomas -euskera, castellano, inglés y francés-, hace una contextualización del franquismo para después explicar de manera más detallada el papel que se le otorgó al edificio que actualmente es el colegio Sagrado Corazón. «Muchas instalaciones religiosas fueron requisadas y jugaron un papel importante en el universo carcelario de la represión franquista. Así parte de este colegio fue requisado en contra de la voluntad de las religiosas, y utilizado por los sublevados contra la Segunda República como centro de detención de mujeres de diferentes ideologías políticas opuestas al golpe de Estado del 18 de julio de 1936», es una de las partes que los paseantes podrán leer si se detienen frente al monolito.

Gracias a esas mujeres que lucharon por la libertad, los Derechos Humanos y la democracia, hoy podemos hablar de igualdad, aunque todavía quede camino por recorrer» Gorka Urtaran | alcalde

Maruja Ruiz, a sus 88 años, ha agradecido el gesto y se ha mostrado «ilusionada» y «satisfecha» por el homenaje a pesar de que, a su juicio, se haya producido demasiado tarde. «Pasamos mucho. Nos quedamos tres hermanos solos, con papá en la cárcel de La Paz y mamá en el Sagrado Corazón, de la noche a la mañana nos dijeron que había desaparecido y a mí me llevaron al hospicio», ha rememorado la hija de Columba Fernández.

La señalización de estos lugares de la memoria o 'memoriaguneak' tienen como objetivo «mostrar el reconocimiento, solidaridad y cariño a todas las víctimas del franquismo en Vitoria-Gasteiz» y es una de las acciones que está realizando el Ayuntamiento durante este año para la recuperación de la memoria histórica. Recientemente se descubrió el monolito frente al cementerio de Santa Isabel y próximamente se hará lo mismo en la antigua cárcel de la calle La Paz y en la iglesia de El Carmen.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos