Vitoria plantea legislar la circulación de patinetes motorizados y segways

Un niño con un patinete motorizado junto a uno convencional./R. Ruiz
Un niño con un patinete motorizado junto a uno convencional. / R. Ruiz

La actual normativa ni les permite ir por los carriles bici ni por la calzada, por lo que sus usuarios se encuentran en un auténtico limbo

Ander Carazo
ANDER CARAZO

Ni es una motocicleta ni es una bici. Las dudas asaltan a los ciudadanos y legisladores vitorianos sobre el cada vez más habitual patinete motorizado y los segways porque, de momento, se desconoce qué tratamiento circulatorio se les tiene que dar. Por eso, el Ayuntamiento ha abierto la puerta a que se debata al respecto y, más aún, después de que en los últimos dos años se hayan registrado hasta tres accidentes y su presencia por las calles de la capital alavesa vaya en notable aumento. «Nosotros somos favorables de regularlo de alguna manera a pesar de las dificultades intrínsecas que conlleva no ser considerado vehículo por la Dirección General de Tráfico (DGT)», reconoce el concejal delegado de Seguridad Ciudadana, el socialista Carlos Zapatero, a preguntas de este periódico.

Barcelona ya ha regulado la circulación de estos vehículos, mientras que en consistorios como Bilbao, Madrid y Valencia se acaban de poner manos a la obra.

Porque se desconoce si a los patinetes motorizados les corresponde ir por los carriles bici o por la carretera. Se encuentran en un auténtico limbo porque la normativa vigente no permite la circulación de vehículos motorizados por los bidegorris y, al mismo tiempo, prohibe los «monopatines, patines y otros aparatos similares por la calzada». Ni uno ni lo otro. La incertidumbre se extiende además a los usuarios de otros artilugios como el ‘chic smart’ -una especie de ‘skate’ eléctrico- o el monociclo, cada vez más habituales en las calles de Vitoria.

En cierta manera, a estas dudas también han contribuido los responsables de la propia DGT que señalan que no pueden ir por la calzada ni por la acera, pero que cada ayuntamiento es competente para decidir a este respecto.

«Los nuevos elementos que son usuarios de vía pública y que se incorporan por las nuevas tecnologías a los tradicionales (bicicleta, peatón, vehículo...) deben de tener una reglamentación que les permita convivir en las calles de Vitoria y, específicamente, el uso del patinete eléctrico tendrá que tener como el resto, unos derechos y obligaciones para el uso de la vía pública», fija Zapatero que, de esta manera, recoge el guante lanzado esta misma semana por el concejal de Irabazi Óscar Fernández, que presentará una moción al respecto en el próximo pleno ordinario.

Inicio de la casuística

Unos ejemplos que el Ayuntamiento de la capital alavesa tomará como base porque ni el concejal de Seguridad Ciudadana ni el edil de Irabazi se ‘mojan’ a la hora de determinar por dónde tienen que circular los patinetes y los segways. «No hay que olvidar que en nuestra ciudad todavía estamos en el inicio de esta casuística, pero es evidente el incremento año a año de este tipo de transporte. Estas normativas nos aportan sus modelos y con ello podemos adelantarnos para cuando el uso del patinete, el segway y otros métodos de transporte se incremente en la ciudad exponencialmente», alega Carlos Zapatero.

Fotos

Vídeos