Sin ofertas, la feria de La Blanca está abocada a quedarse sin toros otro año más

Entre las alternativas a las corridas de toros en el Iradier se celebró un Grand Prix./Igor Aizpuru
Entre las alternativas a las corridas de toros en el Iradier se celebró un Grand Prix. / Igor Aizpuru

El Consistorio no recibe ninguna propuesta para programar astados en el Iradier y declarará desierto el concurso a menos que se haya tramitado alguna oferta por correo

RAMÓN ALBERTUS

Todo apunta a que Vitoria se quedará sin toros por segundo año consecutivo. El martes se acabó el plazo para presentar una oferta al concurso de gestión del Iradier Arena para la celebración de la feria taurina de las fiestas de La Blanca sin que se registrara ninguna solicitud empresarial. La única posibilidad -remota en todo caso- de que los trajes de luces volvieran al albero y la Corporación no declarara desierto el concurso sería que en los próximos días los técnicos comprobasen que se ha hecho una oferta por correo (enviada antes de la finalización del plazo). Sin embargo, fuentes del sector taurino consultadas por este periódico desconfían de esta posibilidad.

«La verdad es que parece que Vitoria se va a quedar sin toros», lamentaba ayer José Miguel Corres -de la plataforma ‘Vitoria Pro-taurina’- antes del anuncio del Ayuntamiento en el que confirmaba que no había recibido ninguna propuesta. «El futuro lo veo negro», añadía este aficionado. «Esta sociedad se preocupa cada vez más por los animales que por las personas», opinaba acerca de la escasa posibilidad de que vuelvan las corridas de toros a la capital alavesa.

«Las condiciones eran como las del año pasado y no tenían ningún aliciente. Nadie iba a entrar sabiendo que iba a tener pérdidas» Marcelino navarro | peña taurina Vitoriana

Durante los quince días en los que ha estado abierto el plazo de presentación de proposiciones (arrancó el 19 de diciembre y finalizó alas 13.00 horas de ayer) la licitación ha supuesto que el Ayuntamiento reabriera la puerta a los toros, por lo que varias empresas estudiaron con detenimiento las condiciones. Una de ellas ha sido la familia Martínez Flamarique (la Casa Chopera), gestora de las plazas de Vista Alegre en Bilbao e Illumbe, en San Sebastián. Los Chopera confesaron a este periódico que estudiaban con«mucho interés» el pliego. Pero los testimonios consultados aseguran que las condiciones recogidas en el concurso no eran «atractivas» y ninguna empresa estaba dispuesta a asumir esta gestión.

«Esta sociedad se preocupa cada vez más por los animales que por las personas», José Miguel Corres | plataforma ‘Vitoria Pro-taurina'

Para el mundo de la tauromaquía este pliego de condiciones es «como el del año anterior» cuando la feria taurina tampoco se celebró por falta de ofertas. Fue por primera vez tras décadas siendo una cita habitual en las fiestas en honor de la Virgen Blanca. Tampoco el presidente de la Peña Taurina Vitoriana, Marcelino Navarro, tenía noticias ayer al mediodía de ninguna empresa licitadora: «Las condiciones eran como las del año pasado y no tenían ningún aliciente. Nadie iba a entrar sabiendo que iba a tener pérdidas», avanzaba.

«No salen los números»

El empresario taurino José Cutiño fue el último gestor del Iradier y entendía que nadie haya pujado porque las condiciones para organizar las corridas no eran rentables. «Se hacen números reales y no salen», contaba antes de demandar «comisiones más lógicas».

La adjudicataria debía abonar un canon de 3.000 euros

Las condiciones del pliego que el mundo taurino tanto critica establecían ,entre otras cuestiones, que la adjudicataria debía abonar un canon de 3.000 euros -como en el último concurso- y afrontar gastos como la colocación de arena, la contratación del servicio de enfermería y de la banda de música, entre otros. A pesar de que nadie ha presentado una propuesta, José Cutiño dejaba la puerta abierta a que se celebre la feria. «Esto tiene solución», decía el apoderado señalando la necesidad de una mayor «predisposición» del Gabinete Urtaran, que ya se enfrentó a las críticas de toda la oposición tras sacar a concurso la convocatoria. «A ver qué decisión toma finalmente el Ayuntamiento», resolvía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos