Desde Vitoria a un millón de cocinas

El vitoriano Gorka Barredo, en plena grabación de un pescado a la sal, una receta que luego subirá a internet. / Igor Aizpuru

Gorka Barredo es uno de los 'youtubers' más seguidos: vive de grabar sus recetas

Iera Agote
IERA AGOTE

No es ni chef ni cocinero, ni siquiera tiene estudios de hostelería, pero eso no ha impedido a Gorka Barredo convertirse en uno de los 'youtubers' gastronómicos con más seguidores a nivel nacional. Su canal, 'Que viva la cocina', roza el millón de suscriptores y en su perfil de Facebook reúne a más de 2,5 millones de 'receteros', término con el que el vitoriano denomina cariñosamente a sus seguidores.

Hace cuatro años subió su primer vídeo a internet. Su pasión por la cocina le llevó a realizar varios cursos, leer decenas de libros de recetas y ver «todos» los programas de la televisión relacionados con la gastronomía. A raíz de esto, sus amigos y familiares le animaron a grabarse cocinando y a colgarlo en Youtube. En ese momento, además, se encontraba en paro y pensó que podía ser «un buen escaparate». Recuerda ese primer vídeo como «un auténtico desastre. No tenía ni idea de grabar, estaba todo desenfocado, con problemas de iluminación y el audio no se oía nada», cuenta al tiempo que es consciente de su evolución. «Después de 200 vídeos ya me salen un poco mejor», bromea.

Su canal en datos

Youtube.
Subió su primera receta hace cuatro años y a día de hoy aglutina casi 1 millón de suscriptores. Sus 200 vídeos han sido vistos 90 millones de veces.
Facebook.
2,5 millones de personas ven y comentan sus publicaciones a través de esta red social. Un solo 'post' lo pueden llegar a compartir hasta 400 mil personas.
Blog.
Hace dos años inauguró su web cocinacaserayfacil.net, lugar donde escribe sus recetas y da pequeños trucos de cocina.

Aquellas primeras grabaciones que sólo veían sus allegados comenzaron a ojearlas más personas, hasta que «de repente, no sé ni cómo, ya tenía 1.000 suscriptores». Las visitas le fueron motivando a realizar más recetas y poco a poco fue mejorando «tanto en la edición y el montaje, como en la cocina». Apenas siete meses después de aquel primer vídeo, decidió apostar todo por ello. «Por aquel entonces no ganaba más de 50 euros al mes, pero al ver que cada vez me seguía más gente, que les gustaba lo que hacía y, sobre todo, que yo disfrutaba haciéndolo, decidí jugármela». Doce meses más tardó en conseguir «una renta mínima» y «varias noches sin dormir» le ayudaron a tomar la decisión de dejar de buscar trabajo. Ya tenía uno.

Gorka afirma que su día a día «es un sueño hecho realidad. Me levanto, pienso qué voy a grabar, compro los ingredientes, cocino, edito, locuto el vídeo, también me encargo de los temas fiscales, contesto emails, voy a algún evento...». Todo lo hace él, «soy como una navaja suiza».

De 12 a 15 horas por vídeo

El proceso desde que piensa en una receta hasta que sus seguidores la pueden ver en su canal de Youtube le lleva «de 12 a 15 horas netas de trabajo, pero lo divido en varios días». Eso sí, cada semana sube hasta tres vídeos. No duran más de cinco minutos, son directos y no muestra pasos que resulten repetitivos, «todo el mundo sabe cortar una cebolla o coger agua del grifo, no tiene sentido grabar cómo lo hago, muestro la cebolla directamente ya cortada» explica. Su sello personal es la locución, «soy súper fan del periodismo deportivo, así que intento explicar los platos con emoción, como si de una final de la Champions se tratase».

Todo este batiburrillo de ingredientes le ha hecho dar con la receta del éxito. Sus vídeos han sido vistos por casi 90 millones de personas sólo en la plataforma de Youtube, donde alcanza el millón de seguidores. A esto hay que sumarle las visualizaciones de los dos millones y medio de fans que le siguen en Facebook y que también ven y comparten sus consejos gastronómicos. El vídeo de 'Espaguetis con la salsa más fácil y rica del mundo' es el más visto de su canal, con un total de 4 millones y medio de reproducciones por todo el planeta.

Con el éxito también llegan las ofertas de publicidad que Gorka se «niega» a aceptar si no es por «un bien social». «No quiero hacer 'spam' a mis seguidores por mucho dinero que me ofrezca Coca Cola para que muestre sus productos en mis canales», cuenta. El joven únicamente colabora con la campaña 'Diabetes, tómatela en serio' y en algunos de sus vídeos y publicaciones intenta «hablar y concienciar sobre la enfermedad y las consecuencias de la obesidad». Tal ha sido la implicación que él mismo ya ha perdido «20 kilos».

Este vitoriano admite que no sabe si el trabajo de 'youtuber' ha llegado para quedarse. «Yo creo que evolucionará, como todo. A corto-medio plazo seguro que permanece, pero todo depende de las diferentes plataformas». Aunque ahora ya lo tiene claro, si el éxito llega a su fin, «abriría mi propio negocio o trabajaría para alguien, pero en cocina seguro. Es mi pasión».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos