Vitoria instalará cinco aparcamientos de pago cubiertos y vigilados para 250 bicicletas

Un joven busca un sitio donde candar su bicicleta en las inmediaciones de las piscinas de Mendizorroza, donde se colocará un módulo cubierto.
Un joven busca un sitio donde candar su bicicleta en las inmediaciones de las piscinas de Mendizorroza, donde se colocará un módulo cubierto. / JESÚS ANDRADE

Se colocarán en la trasera de Correos, el ambulatorio de Olaguíbel, el Paseo de las Universidades, Mendizorroza y la calle Los Molinos de Adurza

ANDER CARAZO VITORIA.

El aparcabicis cubierto que durante cien días estuvo instalado en la trasera del edificio de Correos (la calle Nuestra Señora del Cabello) fue una experiencia satisfactoria para el Ayuntamiento, según declararon sus responsables cuando bajaron su persiana en febrero. Más de 2.200 ciclistas dejaron allí su principal medio de transporte, a salvo del duro invierno vitoriano y de las tentaciones de los maleantes que se dedican al robo de bicicletas. En base a aquella grata experiencia piloto, el Gabinete Urtaran aprobará en las próximas semanas la contratación del suministro y la gestión durante un año de cinco módulos de este tipo. Serán los primeros aparcabicis cubiertos, seguros y de pago de la capital alavesa.

Los responsables consistoriales han elegido cuatro puntos muy frecuentados por los ciclistas urbanos como son el Paseo de la Universidad; el aparcamiento de Mendizorroza; el espacio entre el hospital Santiago y el ambulatorio de Olaguíbel, y otra vez las traseras de Correos. En todos ellos se plantea un uso de rotación, para dejar la bici unas horas. Además, se prevé instalar una quinta infraestructura en la calle Los Molinos del barrio de Adurza, una localización elegida porque -como recoge la documentación a la que ha tenido acceso EL CORREO- se busca «dotar a los vecinos de aparcabicis seguros en una zona de viviendas pequeñas sin ascensor, así como facilitar el aparcamiento junto al antiguo colegio San Ignacio». En este caso, su colocación tendrá que esperar a que se terminen las obras en la vía anunciadas por el Gobierno PNV-PSE hace apenas diez días.

La localización

Lugares concurridos.
Se ubicarán en la trasera de Correos, el Paseo de las Universidades, el aparcamiento de Mendizorroza y el ambulatorio de Olaguíbel.
Los Molinos.
Se ha elegido esta calle -que también se renovará- por contar con pisos sin ascensor.
Estación de autobuses.
En la terminal está listo y sin uso un punto para tener vigiladas las bicis.

Las cifras

140.000 euros para la colocación y gestión de los cinco módulos durante el primer año
Además, el adjudicatario se tendrá que ocupar del aparcabicis de la estación de autobuses.
50 plazas
es la capacidad mínima que deben de tener estos artilugios, que estarán vigilados en todo momento.

El contrato, que supondrá un desembolso total de 140.000 euros (IVA incluido) para las arcas municipales, también incluye la obligación del adjudicatario de gestionar el 'parking ciclista' de la estación de autobuses, que lleva acotado, construido y sin uso desde la pasada primavera en la zona más cercana a la calle Donostia y a los edificios del Gobierno vasco.

Los nuevos aparcamientos tendrán nueve metros de largo y 5,5 de ancho con un pasillo central con anclajes de bicicletas a ambos lados. Así habrá espacio para, por lo menos, 50 bicis. Para acceder, el usuario se registrará a través de una aplicación móvil -apta para modelos Android y Apple- o una página web. El pleno del Ayuntamiento tiene la potestad de fijar cuáles serán los precios. De momento y como base, existen las referencias de ciudades del entorno que cuentan con varios tipos de bonos mensuales -la opción más cara no superaría los seis euros- y pases de día. Para evitar que la gente deje allí su bici de forma permanente también hay multas.

«Una demanda»

«Con esta iniciativa damos un nuevo empujón a la cultura de la movilidad sostenible en Vitoria. Así cubrimos una demanda de las personas usuarias de la bici, que es la de contar con una red de zonas seguras y cubiertas para guardarlas», afirma el concejal delegado de Espacio Público y Medio Ambiente, el jeltzale Iñaki Prusilla. «Hace algunos meses pudimos comprobar cómo el aparcabicis que una empresa privada instaló en colaboración con el Ayuntamiento funcionó muy bien, y de esa iniciativa también adquirimos información sobre los comportamientos y usos de los ciudadanos», destaca.

Los ciclistas podrán acceder al módulo a través de un código que recibirán a través de sus teléfonos móviles y para salir sólo necesitarán presionar un pulsador eléctrico o mediante un detector de presencia. En el interior habrá cámaras -protegidas contra cualquier tipo de acto vandálico- que controlarán los pasos de los usuarios que permanezcan en el interior del recinto y la situación de cada una de las bicicletas. El servicio estará disponible día y noche durante los 365 días del año y cualquier problema técnico será atendido en un plazo menor de cuatro horas.

El pliego fija que el módulo cuente con un sistema de desmontaje sencillo para poder trasladarlo en el futuro a otras ubicaciones si se observa que las elegidas no consiguen los objetivos marcados. «Debemos seguir avanzando hacia una Vitoria comprometida con la movilidad sostenible y saludable», zanja Iñaki Prusilla.

Fotos

Vídeos