Vitoria se hará con la estación Goya sin acuerdo aún sobre su futuro contenido

Edificio de la antigua estación Goya, que ahora será propiedad del Ayuntamiento./EL CORREO
Edificio de la antigua estación Goya, que ahora será propiedad del Ayuntamiento. / EL CORREO

La idea del PNV es trasladar allí la oficina de turismo, mientras el PP plantea ahora instalar un espacio exclusivo sobre Alberto Schommer

Ander Carazo
ANDER CARAZO

Vitoria incorporará a partir de mañana el edificio de la estación Goya a su extenso patrimonio. El acuerdo alcanzado entre el Gabinete de Gorka Urtaran y la petroquímica Repsol -actual propietaria del inmueble- recibirá el apoyo de EH Bildu en el consejo de administración de Ensanche 21. Con los votos de la coalición abertzale sería suficiente para sacar adelante la iniciativa, pero incluso el PP aseguró ayer que se sumará si se le envía la documentación que respalda económicamente la operación.

EL CORREO adelantó este lunes que Repsol entregará la gasolinera -construida por el arquitecto José Luis López de Uralde siguiendo los dictados del racionalismo- al Ayuntamiento a cambio de un local comercial ubicado en el barrio de Salburua, una lonja terciaria de 1.267 metros cuadrados en Portal de Elorriaga. Una operación que garantizaría que no salga dinero de las arcas municipales, como se barajó en un primer momento.

«Consideramos que se trata de una buena operación para el Ayuntamiento, que consigue hacerse con un edificio emblemático ubicado en el centro de la ciudad», indicó la portavoz independentista Miren Larrion. Los populares Leticia Comerón y Miguel Garnica, por su parte, reclamaron comprobar antes de decidir si se ha realizado una tasación independiente sobre el valor del edificio situado en la calle Obispo Cadena y Eleta y si se ha descontaminado el terreno.

Sin embargo, no existe unanimidad a la hora de plantear cuál será el futuro de la estación Goya. La idea de Urtaran -que incorporó en su programa electoral- es instalar una nueva oficina de turismo, que incluya una ‘electrolinera’ (punto de recarga para coches eléctricos) y un local de exposiciones dedicados al fotógrafo Alberto Schommer. Leticia Comerón consideró que la obra del artista fallecido en 2015 merece ocupar todas las instalaciones, a la vez que se deje hueco para otras muestras gráficas.

Larrion no tiene las ideas tan claras al respecto y por eso solicitó que se inicie un «debate sobre el destino de este edificio, sin condiciones previas, abierto a todas las ideas y a todos los usos, que busque consensos frente a decisiones unilaterales como la que está ahora sobre la mesa».

Fotos

Vídeos