EN EL MUNDO DEL SACAMANTECAS

La Fundación Sancho el Sabio acoge una exposición que analiza el caso del famoso criminal alavés y disecciona cómo reaccionó la Vitoria del siglo XIX a sus terribles asesinatos

Retrato de Juan Díaz de Garayo, expuesto en la muestra./B. Castillo
Retrato de Juan Díaz de Garayo, expuesto en la muestra. / B. Castillo
NURIA NUÑO

Álava tiene el poco envidiable honor de haber visto nacer al sanguinario Juan Díaz de Garayo Ruiz de Argandoña, Sacamantecas, considerado el único criminal capaz de medirse en crueldad con Jack el Destripador, posiblemente el asesino más popular de toda la historia. Con el paso de los años, este alavés de tremebundo recuerdo se metamorfoseó como leyenda y acabó convertido en el gran coco de los terrores y pesadillas infantiles, compartiendo el podio con el 'hombre del saco' que, contaban, devoraba a los niños.

Los crímenes del primer asesino en serie de España, autor en los años 70 del siglo XIX de seis asesinatos confesados y de otras cuatro tentativas reconocidas, así como el contexto histórico en el que ocurrieron forman parte de la exposición 'Autopsia de una ciudad. La Vitoria del Sacamantecas' que acoge la sede de la Fundación Sancho el Sabio. Se trata de una muestra, que podrá verse desde el 26 de octubre y hasta el 1 de diciembre, con fotografías antiguas de archivo que acercarán a los visitantes la figura de Juan Díaz de Garayo. Eso sí, la exposición, de acceso gratuito, «no está fijada tanto en el personaje como en una reflexión acerca del crimen, los miedos, la justicia y el castigo», explican desde la organización.

Los datos

La muestra.
‘Autopsia de una ciudad. La Vitoria del Sacamantecas’.
Dónde.
En la sede de la Fundación Sancho el Sabio (Portal de Betoño 23, Vitoria-Gasteiz).
Cuándo.
Hasta el próximo 1 de diciembre, de lunes a viernes, de 9.00 a 13:30 horas y de 15.00 a 18.00 horas.
Entrada.
Gratuita.

La muestra, que ha sido diseñada por el Centro de Estudios de la Imagen Sans Soleil, se enmarca en la segunda edición del Festival de Cultura de la Muerte de Vitoria, Zakatumba. A través de una serie de paneles informativos y documentos históricos, la exposición recrea el famoso caso del Sacamantecas. Eso sí, no se centra en la oleada de crímenes que mantuvo en vilo a finales del siglo XIX a los cerca de veinte mil habitantes de Vitoria, sino que intentará tomarle el pulso a la ciudad de aquella época.

Algunos de los libros que se han escrito sobre el Sacamantecas.
Algunos de los libros que se han escrito sobre el Sacamantecas. / Blanca Castillo

El hilo expositivo, dividido en varios apartados, arranca en el momento de la detención de Díaz de Garayo y otorga protagonismo a aspectos tan diversos como la antigua cárcel celular de la capital alavesa, el proceso judicial del caso, la aplicación de la pena capital a la que fue sentenciado o la propia difusión de los crímenes -el asesinato y violación de seis mujeres, cuatro de ellas prostitutas, de edades comprendidas entre los 13 y los 55 años- en el acervo cultural y popular.

La investigación, selección y desarrollo de la exposición se ha realizado a partir de los fondos documentales conservados en la propia Fundación Sancho el Sabio. También se han empleado numerosas fotografías procedentes de los Archivos Municipal de Vitoria-Gasteiz y del Territorio Histórico de Álava.

«Asustadores de niños»

«La reacción de Vitoria ante un criminal, ahora descrito como asesino en serie; sus equipamientos penitenciarios, judiciales, médicos. La reacción pública, las fábulas, el estudio científico del fenómeno… han dejado publicaciones, testimonios y documentos gráficos que ayudan a entender costumbres y mentalidades en época de cambio», ha detallado Ander Gondra, codirector del Centro de Estudios de la Imagen Sans Soleil en la presentación de la exposición. «Es una temática expositiva poco usual, poco frecuentada por incómoda, pero muy interesante para completar la imagen de la ciudad que se planteaba preguntas, dudas y mejoras en la actuación ante el crimen», ha agregado.

En este sentido, la muestra comentará toda una serie de reformas, debates, fábulas y disputas que rodearon al caso, convirtiéndolo en un verdadero hito internacional en el temprano desarrollo de la psicología aplicada a la investigación criminal y «en la génesis involuntaria de una tipología de asesino serial que entronca igualmente con la tradicional figura folclórica de los asustadores de niños», apostillan desde la organización.

Fotos

Vídeos