Vitoria estrena red de aparcabicis seguros

Para acceder a los nuevos aparcabicis hay que registrarse e introducir un código personal para abrir la puerta./Jesús Andrade
Para acceder a los nuevos aparcabicis hay que registrarse e introducir un código personal para abrir la puerta. / Jesús Andrade

Desde ayer se pueden usar los módulos de Mendizorroza, el Campus, el Hospital y Correos por un euro al día o tres al mes

Sara López de Pariza
SARA LÓPEZ DE PARIZA

Los aparcabicis de pago en Vitoria ya están disponibles. ¿Por qué utilizarlos, cuando se puede candar la bici grais en la calle? Pues para evitar robos y proteger los vehículos de las inclemencias del tiempo, sostienen sus gestores. Las estructuras se inauguraron ayer en Mendizorroza, el Campus Universitario, el Hospital de Santiago y la trasera del edificio de Correos, justo en el mismo punto donde hace meses se ubicó una prueba piloto. Este servicio, al que el Ayuntamiento ha denominado VGbiziz, nace del proceso participativo ‘Mejorando Vitoria’ y se suma a la red de aparcamientos gratuitos de calle.

Las ‘jaulas’, que ya pueden ser utilizadas por los ciclistas, tienen espacio para 50 bicis, que reposarán en un lugar cubierto y con cámaras de videovigilancia. Las dimensiones, 9 metros de largo y 5,5 de ancho, con anclajes a ambos lados. Como sucede desde enero en la estación de autobuses, los usuarios podrán elegir entre pagar un euro por jornada; 3 euros por un mes o 6 euros, también por un mes, pero pudiendo estacionar la bici 6 días consecutivos sin retirarla.

Porque como explica Sebi Puebla, de la empresa vitoriana Intelligent Parking, encargada de la construcción e instalación de las estructuras, «la idea es que sea un recurso para la movilidad, no para aparcar la bici y olvidarte de ella». Uno de los creadores de este sistema avanza además que, de tener éxito estos módulos, «el Ayuntamiento ya está pensando en colocarlos en más sitios, como por ejemplo los alrededores del Palacio Europa».

El procedimiento para poder hacer uso de estos aparcamientos es sencillo pero requiere una serie de pasos que el ciclista debe dar antes de colocarse frente a la puerta. Lo primero que tiene que hacer es registrarse -a través de la página web parkingverde.com o en la aplicación móvil gratuita PVerde- y seleccionar el tipo de abono que desee. Una vez introducida su tarjeta de crédito se le asignará una clave que le permitirá abrir las puertas de acceso a cualquier aparcabici de la red. El usuario ya sólo tiene que introducir el código en un teclado colocado en el exterior de la estructura, también puede acceder a través de una función de la app o llamando a un número de teléfono.

111 usuarios en la Estación

El servicio podrá usarse durante las 24 horas del día y cuenta con puntos de carga para las bicis eléctricas. Ayer todavía eran pocos los que estaban al corriente de que ya estaba en funcionamiento. Sara y Celia lo descubrían tras salir de sus clases en la Universidad vasca. «Personalmente no lo usaríamos porque siempre dejamos la bici candada fuera y nunca ha pasado nada, pero puede que a alguien le venga bien. Eso sí, deberían hacer alguna campaña de información en el Campus para explicar cómo funciona», comentaba la pareja de universitarias.

Los que ya están familiarizados con el sistema son los usuarios habituales de la estación de autobuses, en la que se instaló el módulo el pasado mes de octubre. Desde entonces, han hecho uso del servicio un total de 111 personas siendo los días de mayor afluencia los laborables. «Son en su mayoría estudiantes o personas que cogen todos los días el autobús para ir a trabajar», explican desde la firma que los gestiona. El grueso de los usuarios se ha decantado por el bono mensual; la media por día fue de 26 personas de octubre a diciembre y bajó hasta 15 en enero, mes en el que comenzó a ser obligatorio el pago.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos