Vitoria descarta retirar las multas de la huelga pese a la insistencia del síndico

Un agente de la Policía Local vigila las dobles filas frente al colegio Marianistas./Igor Aizpuru
Un agente de la Policía Local vigila las dobles filas frente al colegio Marianistas. / Igor Aizpuru

Gartziandia avisa a la Policía Local que «la potestad sancionadora que se está utilizando con una finalidad distinta» es «desviación de poder»

Ander Carazo
ANDER CARAZO

Sobre la mesa del Defensor vecinal, Martín Gartziandia, se amontonan las reclamaciones sobre la 'huelga de celo' que están desarrollando los agentes de la Policía Local y que se está traduciendo en una media de doce multas por hora. «Lo fácil es hacer como si no estuviera pasando nada y tramitar las multas con normalidad. Yo, como defensor de la ciudadanía, no puedo hacer eso», afirmó el síndico -que abandonará su cargo en apenas dos semanas- en lo que supuso una intervención crítica con la actitud que está desempeñando el Gabinete de Gorka Urtaran.

Porque mientras Gartziandia insistió en que «no se tramiten las multas» que se han impuesto con la feroz campaña de las últimas semanas, el Gobierno PNV-PSE sigue rechazando de plano esta posibilidad. Los responsables consistoriales sostienen que no tienen capacidad legal suficiente para realizar esta maniobra, pese a que el síndico -que originalmente tiene plaza como letrado del Gobierno vasco- y otros juristas especialistas en esta materia lo propongan. Aun así, el concejal de Seguridad Ciudadana, el socialista Carlos Zapatero, se limitó a aconsejar a los miles de multados en la capital alavesa que presenten recursos ante la Administración municipal si no están de acuerdo con la sanción.

«La capacidad sancionadora que se está utilizando con una finalidad distinta, en derecho se denomina desviación de poder y tiene la consecuencia de que la resolución que así se dicte no se ajusta a la ley», defendió el Defensor vecinal. «El quid de la cuestión es si se puede demostrar que se ha hecho un uso desviado de esa autoridad a la hora de imponer esa sanción», remarcó.

Una situación que bien puede extenderse en el tiempo porque las posturas del Ayuntamiento y los sindicatos de la Policía siguen alejadas. De hecho, no hay previstas nuevas reuniones, aunque el Gabinete Urtaran muestre continuamente su disposición. La oferta que presentaron el miércoles ha sorprendido de forma negativa a la plantilla, que mantiene que no se están tomando en serio sus reclamaciones.

El PP pide la comparecencia urgente de Urtaran

El alcalde, Gorka Urtaran, censuró de manera contundente hace una semana la ‘huelga de celo’ de la Policía Local. Desde entonces ha cedido el protagonismo de la negociación al coordinador general Iñaki Gurtubai y al concejal de Seguridad Ciudadana, el socialista Carlos Zapatero. Sin embargo, el PP de Vitoria quiere que lidere esas conversaciones y, por eso, solicitó ayer la comparecencia urgente de Urtaran para oír su opinión al respecto.

«El problema está enquistado y ustedes no tienen un horizonte claro. La única certeza es que va a haber más multas y que los ciudadanos seguirán pagando la mala gestión de este Gobierno municipal», censuró el edil popular Gustavo Antépara, quien criticó que «no ha habido ningún avance» en los tres encuentros celebrados hasta ahora «en los que no ha estado presente» el regidor del PNV.

«Se va a seguir negociando. Lo que no se puede pretender es que sea la primera vez en la historia que se soluciona el conflicto en la reunión inicial. En el juego de las relaciones laborales hay un tira y afloja. Por estrategia, el primer día es una toma de contacto y a partir de ese momento empiezan las ofertas y contraofertas», declaró Zapatero intentando calmar los ánimos entre los partidos de la oposición. No lo logró. «No dudo de su experiencia en relaciones laborales, pero su estrategia le está costando dinero a la ciudadanía», lanzó Iratxe López de Aberasturi, de EH Bildu.

Menos voluntarios

Entre las reivindicaciones de los agentes se incluye la reducción de eventos a los que tienen que acudir, que aumentan año tras año. Según los datos aportados por el Gobierno municipal, en 2018 ya se han solicitado refuerzos para 14 acontecimientos multitudinarios (la Cabalgata de Reyes, la Copa del Rey de baloncesto, las fiestas patronales...). Para cubrir esas citas existe una lista de policias voluntarios que, en los últimos meses, se ha reducido de 250 a 120 como medida de protesta por los aprietos que sufre la plantilla. Una situación que se está reflejando en las últimas noches, en las que no ha habido personal suficiente para atestados. En este sentido, el concejal de Seguridad Ciudadana insistió en su objetivo de convocar una OPE para intentar cubrir esas carencias que, además, aumentarán con el próximo decreto que permitirá la jubilación de los agentes a partir de los 60 años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos