Vitoria condena la brutal agresión a una vecina de Sansomendi

Unas 150 personas, entre ellas el alcalde y otros miembros de la Corporación, se han congregado junto a la iglesia del barrio de Sansomendi./Blanca Castillo
Unas 150 personas, entre ellas el alcalde y otros miembros de la Corporación, se han congregado junto a la iglesia del barrio de Sansomendi. / Blanca Castillo

Los congregados han portado una pancarta de apoyo a las víctimas de la violencia machista con mensajes en euskera y castellano

SERGIO CARRACEDO

Vecinos y representantes políticos de Vitoria han condenado este martes la brutal agresión de una mujer de 53 años ocurrida durante la madrugada del sábado en su piso, ubicado en el barrio de Sansomendi. Los congregados, entre los que se encontraba el alcalde, Gorka Urtaran y otros miembros de la Corporación municipal, han portado una pancarta de apoyo a las víctimas de la violencia machista con mensajes en euskera y castellano.

Un portavoz de la asociación vecinal Kaleartean ha pedido «penas ejemplares» para este tipo de agresores «incluso en los casos en que la víctima ha permanecido callada». También ha animado a que «no nos avergüence llamar y denunciar cuando nuestros vecinos provocan escenas de violencia y las oímos desde nuestra casa».

La mujer, que presuntamente fue golpeada por su hijo de 25 años, continúa «ingresada y evoluciona favorablemente» de sus múltiples lesiones en una habitación del hospital Santiago Apóstol, han confirmado fuentes de Osakidetza. El presunto autor de los hechos fue detenido por patrulleros de la Policía autonómica, aunque pocas horas después, volvió a la calle en libertad con cargos.

Noticia relacionada

Los hechos ocurrieron en la madrugada del sábado. Una ambulancia trasladó a la mujer con la mandíbula y la nariz rotas, tras haber perdido algunas piezas dentales. También le habían fracturado las «paredes» que protegen los ojos. Sobre todo, en el izquierdo. A su vez, presentaba contusiones por todo el cuerpo y un cuadro de ansiedad por la paliza recibida. Su vida, al menos, no corrió peligro.

El Juzgado de Instrucción número 4, que dejó en libertad con cargos al supuesto autor, mantiene abiertas diligencias por este grave incidente que, con probabilidad, acabará en la celebración del juicio. «Aunque la madre no quiera testificar contra su hijo, la Justicia actuará de oficio. Y la denuncia presentada por familiares de la víctima no hace sino reforzar esa vía», deslizan medios judiciales y policiales consultados por EL CORREO.

En este punto, coinciden estas fuentes, el tiempo de estancia de la víctima en el centro médico determinará la evolución del caso, así como la hipotética puesta en marcha de alguna medida de protección para la mujer, que por ahora no ha denunciado los hechos. En la comisaría de Portal de Foronda se temen que no sea la primera vez que sufre esta clase de ataques, presuntamente a manos de su vástago.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos