La ruta muralística de Vitoria se queda sin el premio 'España Creativa'

'Eskuz-esku', ubicado en el número 79 de la calle Zapatería, es uno de los murales que forman el itinerario./
'Eskuz-esku', ubicado en el número 79 de la calle Zapatería, es uno de los murales que forman el itinerario.

La candidatura alavesa ha logrado un quinto accésit, que comparte con el Ayuntamiento de Alcalá de Henares

NURIA NUÑO

No ha podido ser. Al igual que ocurrió en el año 2014 con la apuesta por el Valle Salado de Añana, la candidatura alavesa que aspiraba este sábado a lograr el galardón Copa España Creativa se ha quedado sin el premio gordo. Eso sí, la delegación alavesa que ha defendido en Melilla el Itinerario Muralístico de Vitoria-Gasteiz (IMVG) no vuelve a casa con las manos vacías. La popular ruta de murales, que da vida y color a fachadas de la almendra medieval y el barrio de Zaramaga, se ha alzado con un quinto accésit, que comparte con el Ayuntamiento de Alcalá de Henares.

Así se ha desvelado minutos después de las diez de la noche, cuando la organización del certamen ha comenzado a hacer públicos los reconocimientos. Nerea Melgosa ha sido quien ha recogido la mención. La concejala de Empleo y Desarrollo Económico Sostenible ha sido también la encargada de desgranar en público las características de 'La Ciudad Pintada'. Lo ha hecho en compañía de la artista Verónica Werckmeister, alma máter del proyecto.

La iniciativa presentada por el Ayuntamiento de Vitoria competía en esta edición entre una veintena de innovadoras propuestas en campos como nuevas tecnologías, energías renovables, cultura o gastronomía, que se han expuesto ante dieciocho países de Europa, Asia y África invitados en el V Fórum de Ciudades y Territorios Creativos de España. El popular itinerario muralístico de Vitoria, una peculiar ruta de arte urbano, ha sido presentado como «motor del turismo sostenible» en la capital alavesa. Vitoria había sido seleccionada, de entre los cincuenta proyectos presentados, para optar por el máximo galardón en el marco de este congreso, que surgió hace varios años como una estrategia de colaboración entre universidades, administraciones y empresas para propiciar una visión innovadora que relaciona economía creativa, cultura, deporte, turismo y ocio, con desarrollo territorial y gestión urbana. El objetivo, en definitiva, es crear nuevas oportunidades de empleo y generar cohesión social.

De forma paralela, el Ayuntamiento de Vitoria se ha convertido desde esta jornada en socio de la Red de Ciudades y Territorios Creativos; una entidad que cuenta también desde este sábado con un ilustre alavés como socio honorífico: nada menos que Modesto Lomba. El diseñador vitoriano, junto con el resto de invitados, ha asistido a la proclamación del ganador de la Copa España Creativa. El primer premio ha recaído, por unanimidad del jurado, en el proyecto 'Barrios antiguos, mucho por descubrir-El Vendrell', que representa a 34 municipios catalanes. Se han valorado aspectos como la cooperación entre entidades, la dinámica de cambio que genera y la autofinanciación.

Además del principal galardón, se han entregado cinco accésit. El primero ha sido para la Comunidad de La Rioja por 'Arte en la Tierra-La Rioja', una iniciativa que promueve intervenciones artísticas en pleno campo; y el segundo para el Cabildo de Tenerife por 'ALiX-Tenerife', un proyecto de mejora de la competitividad del sector de las tecnologías de la información. El tercero ha ido a parar a 'Zawp Bilbao', un plan para la revitalización de barrios por parte de la asociación cultural Haceria Arteak; y el cuarto ha recaído en 'Orihuela Ciudad Creativa Literaria', una apuesta que busca el reconocimiento de la Unesco. Como decíamos anteriormente, el quinto y último se lo han repartido los ayuntamientos de Vitoria y Alcalá de Henares. El Consistorio madrileño por su proyecto 'El Cuarto Quijote' y el alavés con la ruta muralística de la ciudad, presentada como una apuesta de la «creación como motor de turismo sostenible».

Ya han transcurrido diez años desde que vio la luz 'Al hilo del tiempo', la obra que plasma el pasado medieval de la plaza de la Burullería, antaño un mercado de telas y paños. Desde entonces, la galería de murales que nació en el corazón del Casco Medieval ha ido sumando nuevos miembros a su ya numerosa familia. Ya cuenta con dieciséis. Tal y como se recuerda desde el Ayuntamiento, el itinerario muralístico nació con el propósito de poner en manos de los vitorianos -independientemente de su capacidad artística- las herramientas para que ellos mismos puedan incidir en el arte público de su ciudad.

«El IMVG reconoce que la ciudadanía, su experiencia, su memoria, su conocimiento y su forma de ser son un recurso invalorable, que tiene pocas vías de expresión pública. Ahora, con 'La Ciudad Pintada' puedes pasear por nuestras calles y encontrar murales que hablan de la cultura musical de nuestra ciudad, de nuestro compromiso con la sostenibilidad, la igualdad de género o la memoria histórica. Puedes encontrar una alegoría a las personas mayores de nuestra ciudad y todo lo que nos aportan o a nuestra historia medieval convertida en historia contemporánea. Es un museo al aire libre hecho por y para la ciudadanía y todas las personas que nos vienen a conocer. Estos murales hablan de nuestra ciudad porque provienen de la boca y de la mano de nuestra ciudadanía», subraya Verónica Werckmeister.

'El triunfo de Vitoria', '¿Qué haremos con lo que sabemos?' y 'No hay presente ni futuro sin memoria', tres de los murales que forman parte del itinerario. / E. C.

Por su parte, Nerea Melgosa destaca que se trata de un «proyecto único» en el país; con entidad propia. No en vano, se diferencia de otros itinerarios de arte urbano «por su duración, complejidad y compromiso con la participación total y no simbólica de la ciudadanía». Más de 500 personas, con edades comprendidas entre los 16 y los 85 años, han participado en los talleres del IMVG, creando nuevos vínculos sociales entre personas que en su ámbito laboral o familiar no coincidirían.

Los secretos de los murales

Con esta implicación de ciudadanos, empresas y colectivos de Vitoria, apoyados por el Consistorio, se ha logrado crear un elemento cultural totalmente «nuevo y transformador en la ciudad». En este sentido, las visitas guiadas por esta ruta muralística -que se ofrecen en cuatro idiomas, «son unas de las más sorprendentes de la ciudad, donde se explica cómo se hicieron los murales y los secretos que en ellos se esconden. A través de las fachadas pintadas vislumbran la historia de la ciudad, la personalidad de su ciudadanía y la dinámica social, moderna y arriesgada de una ciudad viva y en transformación. Las personas que lo conocen se sorprenden de que es la propia ciudadanía de Vitoria-Gasteiz la responsable de estas grandes obras de arte», apostilla Nerea Melgosa.

Fotos

Vídeos